La Plata
Miércoles 29 de marzo de 2017
Facebook Twitter WhatsApp
T 18.3°H 83%
Para prevenir el ingresó de la influenza aviar

Argentina suspendió la importación de productos avícolas y aves vivas desde Chile

El Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa), suspendió todo tipo de importaciones de productos avícolas y aves vivas provenientes de Chile, como medida extrema para prevenir el ingreso del virus de la influenza aviar al país.

Esta decisión se debe, a la noticia de la existencia de un foco de influenza aviar (IA) avisado por el servicio sanitario de Chile, por lo que el Senasa recomienda a los productores, profesionales, técnicos y personas ligados a la avicultura cumplir estrictamente las medidas sanitarias de prevención establecidas.

Es importante, decir que nuestro país está reconocido como libre de la enfermedad.  

El Servicio Agrícola y Ganadero (SAG) de Chile, hasta el momento determinó que se trata de un virus de baja patogenicidad, que pertenece al subtipo H7 de declaración obligatoria ante la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE).

Como consecuencia, con el fin de eliminar el foco y erradicar la enfermedad, que puede afectar a especies avícolas tanto silvestres como domésticas, el SAG determinó el sacrificio y destrucción de 350.000 aves afectadas y el aislamiento de la zona con el fin de evitar la diseminación de la enfermedad en los planteles avícolas.

Cabe señalar que sólo las personas que trabajan en contacto directo con las aves tienen riesgo de contagio, cuando el virus presente es de alta patogenicidad.  Además, el consumo de sus carnes y subproductos no reviste ningún peligro de transmisión para las personas.

Asimismo, es conveniente restringir los viajes y visitas a granjas avícolas de Chile por parte de profesionales ligados a la avicultura.  En caso de que fueran imprescindibles, al regresar a la Argentina, se debe evitar el ingreso a las granjas al menos durante una semana.

A nivel mundial, la industria avícola ha sufrido un fuerte impacto durante los últimos años debido a una gran cantidad de brotes del virus de influenza aviar de baja y alta patogenicidad, de los subtipos H5 y H7, que se han difundido en países de América del Norte y Central, Europa, África y Asia, constituyendo una amenaza tanto para las aves como para la salud pública.