La Plata
Sábado 27 de mayo de 2017
Facebook Twitter WhatsApp
T 13.5°H 62%

Dando cátedra en España

El berissense Gustavo Balquinta dejó una huella en nuestra ciudad con la enseñanza y preparación física en el pádel. Ahora, recientemente radicado en Europa, dialogó con diario Hoy y habló, entre otras cosas, sobre su incursión en el país potencia de este deporte 

El experimentado Gustavo Balquinta, quien, además de capitanear junto con Mocoroa, fue el preparador físico del seleccionado argentino que consumó un nuevo título mundial de pádel en Portugal a finales del año pasado, dialogó con este medio desde un lugar de residencia distinto y con nuevos proyectos por delante.

Granollers, la capital y ciudad más poblada de la comarca del Vallés Oriental, en Barcelona, se convirtió en el nuevo refugio del experimentado referente del pádel argentino, que ahora, por diferentes motivos, apuesta fuerte a asentarse en el país número uno en la disciplina.

Al respecto, desde la tranquilidad de esa ciudad que no supera los 60.000 habitantes, el oriundo de Berisso deslizó sus sensaciones sobre el comienzo de este 2017 en territorio catalán.

—¿Por qué se da tu desembarco en España? 

—Hace más de ocho años que unía Argentina y España con viajes periódicos para dictar cursos, clínicas o eventos, y en cada uno tenía alguna propuesta o posibilidad de trabajo en algún club. Por circunstancias personales, de proyectos de trabajo o simplemente esa mezcla de ganas y seducción, no tomaba la decisión. Hasta que a fines del año pasado sentí la necesidad de dar un paso más, de volver a desafiarme y buscar un nuevo incentivo, salir de lo conocido y romper mis propias reglas, por lo que inicié conversaciones con varios jugadores, entrenadores y clubes para proyectar un 2017 distinto. Así fue que encontré una institución con un proyecto y un equipo de trabajo que me sedujo, que me dio seguridad laboral y, sobre todo, espacio en lo que me gusta desarrollar, por lo que la decisión fue automática y acá estoy, en Granollers, Barcelona trabajando en el club Pádel Indoor.

—¿Cuál es la idea de trabajo allí?

—Mi trabajo acá es continuar con la línea de construcción que llevo hace quince años, que es el tiempo que llevo en esta disciplina como preparador, generar entrenamiento específico a jugadores profesionales que entrenan en el club por la mañana y formar a jugadores menores que están en los equipos de elite del club, siempre dentro de un cuerpo técnico, que es la base de todo. Todo lo que generamos lo hacemos en equipo, con control absoluto de lo que sucede. La intención también es continuar con la capacitación y desarrollo del entrenamiento físico a entrenadores, monitores y profes de educación física que quieran especializarse en el pádel. Enseñar a enseñar es una tarea en la que pongo toda mi  pasión.

—¿Cuánto aporta a tu crecimiento?

—Creo en la educación y la formación constante. Seguir aprendiendo y profesionalizándome es uno de los objetivos que tengo, además de poder día a día capacitarme. No solo desde el plano disciplinar, sino también desde lo personal, como por ejemplo aprender a vivir en un país desarrollado, donde el respeto y la cultura hacen que todo sea más fácil y mejor.

—¿Por qué en Argentina el pádel no tiene la importancia que se le da en España?

—Ya hace varios años que el circuito más importante se desarrolla y juega principalmente en España, eso promueve que los mejores jugadores se radiquen aquí; por lo tanto, todo lo que hace al mundo del pádel se desarrolló de una forma increíble acá, generando infinidad de espacios de trabajo, competencia y acción. Creo que la Argentina seguirá siendo generadora y gestora del buen pádel. Sin embargo, el nivel profesional en cada uno de los estamentos que hacen al deporte, España lo tiene muy desarrollado y perfeccionado.