La Plata
Lunes 22 de mayo de 2017
Facebook Twitter WhatsApp
T 21.5°H 49%
Copa Libertadores

El plantel Pincha, en los pasillos de un vuelo a 12.000 metros de altura

Si es verdad aquello de que “al que madruga, Dios lo ayuda”, Estudiantes arribó a la ciudad de Guayaquil bendecido por el poder divino. Para llegar a tiempo a tomar el vuelo AV 0088, que partió minutos después de las 8.30 de ayer, la mayoría tuvo que levantarse a las 5, cuando el cielo estaba cerrado y el canillita del diario Hoy ofrecía los primeros ejemplares cerca de la subida de la autopista. 

A excepción de Augusto Solari y Lucas Viatri, quienes viven en Buenos Aires y fueron directamente al aeropuerto, el resto ingresó por la puerta 10, casi sobre la hora de embarque. 

El Boeing 750 ofrecía dos amplios pasillos que sirvieron como circulación para aquellos que optaron por hacer una ronda de mates cerca de la zona de la tripulación, en la parte trasera de la nave. 

La fila de tres asientos encontró a Nelson Vivas junto con las dos torres del equipo, Viatri y Javier Toledo. 

Mientras Jonathan Schunke preparaba el mate, el profe De Rose observaba un partido del Barcelona en una computadora personal. 

Juan Sebastián Verón, junto a Rodrigo Braña y Leandro Desábato, permaneció atento a lo que se mostraba en la pantalla de los asientos. Durante las seis horas que separan a Buenos Aires de Bogotá, primera escala albirroja antes de arribar a Ecuador, la mayoría optó por descansar.

El comandante Martín Ochoa, un colombiano de 52 años que admitió su preferencia por su trabajo antes que por el fútbol, confirmó que se registró una asistencia perfecta, con 250 pasajeros a bordo que viajaron a unos 1.300 kilómetros por hora. 

El Boeing 750 que trasladó al Pincha es el modelo de aeronave más grande que tiene la aerolínea Avianca y, según reveló la autoridad a bordo, cuenta con una cabina de presurización que posibilita una mayor circulación del aire. Esto permite que los pasajeros, a pesar de estar volando a 40.000 metros sobre el nivel del mar, sientan como si lo estuvieran haciendo a 6.000 metros. Esto permite que el cuerpo viaje más relajado, debido a la circulación y la cantidad de oxígeno en el aire.  

Juan David de la Peña y Sandra Barrera completaron la tripulación, que a su vez contó con otros siete asistentes que intercambiaron anécdotas con los jugadores y hasta se animaron a pedir un souvenir, buscando quedarse con una camiseta de Estudiantes. 

“Está todo dado para que lleguemos a tiempo”, confesó el vicepresidente del Pincha, Osvaldo Lombardi, quien hoy se reunirá con sus pares de Barcelona.

Una escala en Colombia, pasadas las 14.30 de la Argentina, fue el último paso del León antes de llegar a Ecuador, donde mañana buscará la hazaña en la Copa. Si al que madruga, Dios lo ayuda, Estudiantes pareciera tener el destino marcado...

Táctico y reconocimiento de campo

Ya instalado en Guayaquil, a más de 24 horas del duelo con Barcelona, Estudiantes tiene programado entrenar esta mañana en tierras ecuatorianas y poder realizar el reconocimiento de campo en el estadio Monumental Isidro Romero Carbo.

Por lo previsto por el cuerpo técnico, esto se dará por la mañana y luego el plantel tendrá la jornada libre para descansar y tener una sesión de videos por la noche. 

En cuanto a los posibles titulares, Nelson Vivas podría apostar por la base del equipo que venció a Gimnasia, pero con el ingreso de Juan Sebastián Verón por Rodrigo Braña.