La Plata
Viernes 23 de junio de 2017
Facebook Twitter WhatsApp
T 19°H 77%

Estudiantes pegó en los momentos justos y goleó en la altura de Ecuador

Se impuso 3 a 0 con los goles de Cavallaro y Sánchez (2) y le quitó el invicto a Barcelona en Guayaquil. El equipo de Vivas manejó los tiempos y tuvo la eficacia que se le había negado en otros partidos

Con garra y corazón. Con ímpetu y tesón... Así logró Estudiantes sacarle el invicto por Copa Libertadores a Barcelona en el Monumental de Guayaquil, al que llegó con la obligación de cumplir la misión y quedarse con los tres puntos. 

Para lograr su objetivo, el equipo de Nelson Vivas tuvo que superar un verdadero vendaval, ya que el equipo ecuatoriano hizo pesar la localía en los primeros 25 minutos del partido. Hasta ese momento, el arquero Máximo Banguera había sido un espectador de lujo, ya que no intervino en el partido. En contrapunto, Mariano Andújar y la dupla de centrales de Estudiantes tuvieron mucho trabajo y terminaron muy desgastados. 

Como un retador al título que está entre las cuerdas, Estudiantes soportó un disparo de Valencia cruzado y otro remate de Alvez, que aprovechó un regalo de Cascini para complicar al arquero albirrojo. 

El Pincha pasó el sofocón, incluso recibiendo un córner que se estrelló en el primer palo por parte de Alemán, despertando el entusiasmo de los hinchas. 

Recién cuando el equipo logró cambiar el aire, Augusto Solari y Cavallaro ganaron protagonismo en el partido. En tanto, Sebastián Dubarbier empezó a ganar las espaldas de Valencia cuando se proyectaba en ataque por la izquierda. 

A medida que Barcelona bajaba la intensidad, Estudiantes se fue soltando en la cancha y cambió imprecisiones por golpes bajos. De esta manera, en la primera jugada de peligro no perdonó y, a los 29 minutos, Solari le dio un pase en profundidad a Dubarbier, el defensor entró con pelota dominada al área, mandó un centro rasante que Toledo no pudo empujar a la red y el rebote en el palo fue capturado por Cavallaro. Barcelona había hecho todo el desgaste. Estudiantes, el gol. 

El equipo visitante fue ganando la misma confianza que Rocky Balboa en la saga del boxeador, que arrancaba mal y terminaba bien. Tanto fue así que el elenco local no tuvo tiempo de amortiguar el golpe, cuando otra vez Solari, entrando por la izquierda, pudo definir por encima de Banguera, pero la pelota se fue cerca del palo. 

En los últimos minutos, el partido cambió nuevamente de dueño: “El Ídolo” recuperó el protagonismo y, de no ser por Andújar, el Pincha hubiera sufrido la igualdad. 

En la parte final, otra vez Barcelona tomó rápidamente la iniciativa, Marcos Caicedo se adelantó en la cancha y se complementó con Ayoví, quien se cansó de desbordar a Dubarbier. 

El arquero Pincha volvió a salvar al equipo en los primeros minutos, cuando Estudiantes la estaba pasando mal. Sin embargo, en otra subida picante, Dubarbier envió un centro para Facundo Sánchez, quien definió de cabeza: 2 a 0 y la victoria casi en el bolsillo. 

El anfitrión siguió yendo al ataque, pero el León apeló a la experiencia de Verón, que ingresó por Cavallaro, y Braña para regular los tiempos del partido. Replegado y al acecho, atacó otra vez en la parte final, cuando Verón cambió el aire y realizó una estupenda jugada por derecha: tras ingresar al área, asistió a Sánchez, quien decretó el 3 a 0 definitivo. 

De esa forma, Estudiantes cerró una victoria Monumental, como el estadio de Barcelona. Fue inteligente, efectivo y recuperó la memoria. Barcelona deberá esperar para asegurarse el primer puesto en el Grupo 1.