La Plata
Lunes 24 de julio de 2017
Facebook Twitter WhatsApp
T 12.3°H 93%

“Ojalá mi sueño de jugar en Gimnasia se haga realidad”

En 2009, Jonás Ale Corvalán participó en la película La Pasión, en la que encarnaba a un niño que deseaba poder jugar en la Primera del Lobo. Ocho años después, Mariano Soso lo rescató y lo convocó para hacer la pretemporada con el plantel en Cardales. “Esto es la vida real, no puedo desaprovechar la oportunidad”, contó el mediocampista zurdo

Jonás Ale Corvalán es conocido en el universo albiazul como “El pibe de la película”. Es que el volante zurdo participó del filme La Pasión, cuyo director, Alejandro Encinas, intentó reflejar el sentimiento que despierta, entre los futbolistas que surgen del semillero, el deseo de jugar en Primera con la camiseta de Gimnasia. 

El rodaje se estrenó en 2009, cuando Jonás tenía 13 años. Tiempo después, la ficción se convertía en realidad cuando en marzo de 2016, Andrés Yllana, técnico interino tras el despido de Pedro Troglio, lo convocó por primera vez para ocupar un lugar en el banco de los suplentes en el triunfo ante Arsenal.

Sin embargo, todo lo que vino después fueron más sombras que luces. A pesar de la felicidad que significó la llegada de sus hijos, Benicio y Azul, no pudo sostenerse en Primera y, cuando buscó continuidad en Plaza Colonia de Uruguay, el buen arranque no logró evitar un final abrupto y con polémica. 

Desesperanzado, sin tener un panorama claro en torno a su futuro, horas antes de que el plantel de Primera comenzara la pretemporada, su teléfono volvió a sonar: del otro lado de la línea, Fernando Gil, su representante, le comunicaba que Mariano Soso había visto videos y que iba a formar parte del nuevo proyecto. Saltó de felicidad: el fútbol le daba una nueva oportunidad. En la tranquilidad que ofrece el lujoso Sofitel de Cardales, Ale 

Corvalán dialogó en exclusiva con este medio y compartió su historia y los nuevos deseos que anhela para el futuro. 

—¿Todavía te recuerdan tu participación en la película?

—Sí, siempre. Es un orgullo haber participado de ese proyecto y quedar en una historia que tiene a Gimnasia como protagonista. Lo recuerdo con cariño, pero ahora tengo que enfocarme en que me reconozcan por lo que hago adentro de la cancha. 

—¿Te sorprendió la convocatoria?

—Totalmente, no me la esperaba. Cuando me llamaron, no lo podía creer. Estoy feliz por esta nueva oportunidad que me da el fútbol y no quiero desaprovecharla. Voy a trabajar para mantenerme en el plantel e intentar meterme en el equipo. 

—¿Qué impresión te dejó el entrenador?

—Es un DT muy trabajador, se nota en las tareas que hacemos. Aunque va pocos entrenamientos, te das cuenta de la idea que tiene. 

—¿Qué análisis hacés de tu paso por Plaza Colonia?

—Jugué la Copa Sudamericana, hice un gol y tuve un rendimiento de mayor a menor. La experiencia fue muy positiva porque me ayudó a crecer y darme cuenta lo que se extraña a Gimnasia. 

—¿El sueño en la ficción está cerca de convertirse en realidad?

—Mi deseo y lo que siempre quise de chico es debutar en la Primera de Gimnasia, ojalá se haga realidad. Pasaron muchas cosas en el medio pero tengo una chance inmejorable para poder cumplirlo. Dejaré lo que sea necesario en los entrenamientos. Voy por todo, no me conformo con esto.