La Plata
Martes 24 de enero de 2017
Facebook Twitter WhatsApp
T 24.4°H 77%

Un Lobo tecnológico se muda a Tandil

Gimnasia se sumó al uso del dron en los entrenamientos con el objetivo de mejorar el seguimiento de los futbolistas. Esta tarde viajará para continuar con la pretemporada

La tecnología y el fútbol parecen tomar un solo camino. En los últimos tiempos, varios clubes de diversos continentes han implementado el uso de herramientas tecnológicas como computadoras, máquinas robóticas y drones para controlar los movimientos y la cantidad de energía que utilizan los jugadores durante un entrenamiento competitivo de alto rendimiento.

Gimnasia no se quiso quedar atrás y en la jornada de ayer sorprendió en la práctica que se realizó en la cancha número 2 de Estancia Chica con el uso del dron, que voló, filmando durante toda la mañana, sobre los jugadores Triperos. Esta pequeña aeronave no tripulada puede observar el trabajo desde varios ángulos y a su vez recopilar una gran cantidad de datos. 

Su empleo estuvo a cargo de Facundo Juárez, quién se incorporó al cuerpo técnico de Gustavo Alfaro para implementar de lleno la tecnología, sumándose Gimnasia a los otros equipos que ya habían utilizado el dron, como el Independiente de Ariel Holan y el Newell’s de Diego Osella.

Durante la primera jornada de doble turno del año, los jugadores del Lobo realizaron movimientos con pelota en espacios reducidos desde temprano en Abasto, donde, luego del almuerzo, llevaron adelante la segunda parte del entrenamiento.

Hoy el plantel se entrenará desde las 9.30 y, tras el almuerzo, viajará a Tandil, donde realizará la parte más dura de la pretemporada, permaneciendo hasta el 21 del corriente mes. En medio tendrá un viaje a Mar del Plata, donde enfrentará el próximo lunes a Banfield. 

Mazzola y Coronel, diferenciados 

En la tercera jornada de entrenamientos, la pretemporada arrojó un problema: Nicolás Mazzola se resintió de su lesión en la rodilla derecha y será seguido de cerca por el cuerpo técnico a lo largo de la semana. 

El delantero sintió dolor en la zona donde fue operado en el mes de noviembre, por lo que se le realizó una resonancia, que arrojó resultados positivos, ya que se le diagnosticó sinovitis (líquido en la rodilla), algo común en los operados en esa zona, por lo que no es grave.

En tanto, Maximiliano Coronel se viene entrenando de manera diferenciada, ya que continúa en la etapa final de recuperación tras la rotura parcial del menisco izquierdo que sufrió en septiembre, por la que fue intervenido.