La Plata
Martes 24 de enero de 2017
Facebook Twitter WhatsApp
T 24.4°H 77%

La contaminación no da tregua en Pekín y prohíben hasta los asados

La polución es tan grande que los habitantes muchas veces salen con máscaras a la calle. Ahora no podrán cocinar a la parrilla ni encender leños para calefaccionarse

La contaminación ambiental en la capital del corazón económico de Asia no es novedad. Ahora, una resolución del vicealcalde de Pekín, capital de China, Cai Qi, alcanzará también a los habitantes chinos que quieran cocinar carne a la parrilla.

La nueva medida del gobierno involucra multas no solo para quienes quieran hacer un asado ni para los que quemen basura o enciendan fuego con leña para calentarse.

“Los asados al aire libre, la incineración de basura y la quema de biomasa son actos que no cumplen con las regulaciones, son el resultado de una supervisión negligente y de una aplicación de la ley muy débil”, dijo.

El funcionario anunció también que buscarán reducir la contaminación, la misma que, además de obligar a los habitantes de la capital china a salir con máscaras en los días de mayor actividad automovilística, implicó un recorte del 30% en el uso de carbón en 2017 y el cierre de las 500 plantas más peligrosas para el ambiente. Pero esto no es todo: desde febrero prohibirán la circulación en Beijing de unos 300.000 vehículos catalogados como “altamente contaminantes”.

Aunque el asado más típico se hace sobre parrillas al aire libre, también se denomina de esta forma a las carnes cocidas sobre a las brasas dentro de recintos cerrados, como los hornos de barro.

Nieve contaminada

En los últimos días, el nivel de contaminación quintuplicó los valores que se consideran nocivos para la salud. De hecho, incluso la caída de nieve fue motivo de preocupación. “Aconsejamos a la gente que no salga al aire libre. ¡La nieve está muy sucia y contaminada!”, fue la advertencia que el gobierno pekinés difundió a través de las redes sociales.

La semana pasada, cerca de veinticuatro ciudades chinas fueron puestas en alerta roja, según la agencia de noticias Xinhua. Se trata del más alto de los cuatro niveles del sistema de alertas de contaminación que se usa en la China continental.