La Plata
Lunes 22 de mayo de 2017
Facebook Twitter WhatsApp
T 21.5°H 49%

Nicolás Maduro decretó el estado de sitio en Venezuela

La medida restringe las garantías constitucionales en todo el territorio para “preservar el orden interno”, en el marco de una ola de protestas opositoras. La caótica situación dejó más de 50 muertos en un mes y medio

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, decretó un estado de excepción y emergencia económica que restringe las garantías constitucionales en todo el territorio nacional para “preservar el orden interno”, en el contexto de una ola de protestas opositoras por los manejos del oficialismo. La crisis, traducida en enfrentamientos diarios, refleja un momento caótico.

El decreto fue publicado en la Gaceta Oficial luego de que cuatro personas fallecieran en las últimas horas, con lo que escaló a 54 el número de decesos en un mes y medio debido a los enfrentamientos, que han incluido actos vandálicos y represión policial.

La Mesa de Unidad Democrática (MUD) llamó a una nueva manifestación para esta noche, aunque se declaró dispuesta a negociar algunas “concesiones” con sectores del oficialismo que “sostienen” a Maduro.

“El desafío es demostrar que la resistencia no tiene miedo”, dijo el primer vicepresidente de la Asamblea Nacional, Freddy Guevara. “Termina de irte Maduro y de llevarte a tu narcocorrupta cúpula. Ni un venezolano debería haber muerto por tu enferma ambición de poder”, escribió en Twitter el excandidato presidencial y gobernador de Miranda, Henrique Capriles.

El decreto establece la facultad del Ejecutivo nacional para adoptar “las medidas urgentes, contundentes, excepcionales y necesarias para asegurarle a la población el disfrute pleno de sus derechos, preservar el orden interno, el acceso oportuno a bienes, servicios, alimentos, medicinas, y otros productos y servicios”. 

El gobierno, agrega el texto, podrá “diseñar y ejecutar planes de seguridad pública que hagan frente a las acciones desestabilizadoras que atenten contra la paz de la Nación, la seguridad personal y el resguardo de las instalaciones y bienes públicos y privados”.

En las últimas horas, manifestantes y policías resultaron heridos durante una nueva protesta. La oposición acusa a Maduro de haberse convertido en un dictador que usa su influencia sobre las instituciones del Estado para mantenerse en el poder. El mandatario, por su lado, alega que sus enemigos políticos están agitando las calles con disturbios y manifestaciones con el único fin de derrocarlo. 

El número de decesos subió a 54

Entre las personas que fallecieron en las últimas horas se encuentra Diego Arellano, de 31 años, quien falleció luego de recibir un disparo mientras protestaba en San Antonio de Los Altos, en el estado Miranda. La víctima ingresó a la Policlínica Parque El Retiro luego de recibir el impacto de bala. También se reportó la muerte de Yeison Mora, quien marchaba en Barinas cuando recibió un disparo por parte de la Policía militar chavista. 

Pese a la represión, grupos opositores que exigen elecciones y dicen no a la Constituyente “comunal” convocada por Maduro permanecían ayer en las calles de Miranda.

Obligan a detenidos a comer excremento

Según el Foro Penal venezolano, las autoridades de su país arrestaron a 1.668 manifestantes en abril de 2017, una cifra que ascendió a 2.045 para el mes de mayo.

Un hecho alarmante detrás de este incremento es que los detenidos fueron y son sometidos a duras penas, lo cual motivó a activistas de derechos humanos a denunciar excesos de represión, detenciones arbitrarias y torturas en las cárceles locales.

Particularmente, el coordinador del Foro Penal en Carabobo, Luis Betancourt, confirmó haber recibido “muchas denuncias” de torturas y tratos crueles dentro de los centros de detención. “De un grupo de 40 detenidos por el supuesto saqueo, 37 denunciaron que los golpearon y les raparon el cabello. Uno dijo que le apagaron un cigarro en el brazo y, de ese grupo, aproximadamente quince fueron obligados a comer pasta con excremento. Ellos contaron al juez militar que los funcionarios les ponían el polvillo de la bomba lacrimógena en la nariz para obligarlos a abrir la boca y entonces les metían la pasta con excrementos y los hacían tragar”, relató Betancourt.

Por otra parte, Laura Valbuena, del Foro Penal Zulia, también confirmó malos tratos en esa entidad: “Ocho de los detenidos en Villa del Rosario denunciaron que los funcionarios les rociaban el rostro con un polvo blanco que ardía y picaba”.