La Plata
Martes 27 de junio de 2017
Facebook Twitter WhatsApp
T 14.5°H 87%
En diálogo exclusivo con diario Hoy

María Rosa Fugazot: “Antes teníamos una televisión impecable”

La actriz y cantante se encuentra próxima a comenzar la gira nacional con Citas peligrosas, luego de un buen paso por la temporada de Carlos Paz

Sueña de una gran trayectoria en cine, teatro y televisión, María Rosa Fugazot nació en el seno de una familia donde el arte era un legado inevitable, ya que sus padres eran intérpretes, por lo que la música, el baile y la actuación eran parte de su vida cotidiana. 

Con el transcurso del tiempo, la actriz incursionó en el cine y la televisión, donde trabajó junto a grandes capocómicos de nuestro país como Alberto Olmedo, Jorge Porcel, Darío Vittori, Juan Carlos Altavista y Gerardo Sofovich, entre otros. En la pantalla chica debutó en Operación Ja-Ja, en 1967. En los años 80, fue parte de un clásico humorístico: La peluquería de Don Mateo. Además, actuó en éxitos como Culpables, Kachorra, Tiempo final, Los Roldán y Amas de casa desesperadas. 

En 2014, María Rosa regresó a los escenarios teatrales cuando José María Muscari la convocó para formar parte del elenco de La casa de Bernarda Alba. 

Luego de su vuelta a los escenarios, la actriz aceptó trabajar en Citas peligrosas, una obra dirigida por René Bertrand, su primogénito. En la comedia, Fugazot integró el elenco junto a sus colegas Jorge “Carna” Crivelli y Germán Kraus, entre otros.

Durante la temporada de verano, la producción se estrenó  en Villa Carlos Paz y actualmente comenzarán una gira nacional. 

En una entrevista íntima con este medio, María Rosa Fugazot realizó un recorrido por su trayectoria artística.

—¿Cuál es tu mirada sobre la televisión actual?

—Me gustaría que fuera como en otros años. Antes teníamos una televisión impecable, existían posibilidades para todos y los contenidos eran obras exquisitas y bien realizadas. En mi caso, siempre tuve suerte. Un ejemplo sería que formé parte de varias ficciones de Polka. Fueron interpretaciones muy lindas, la pasé muy bien y si la gente las recuerda, es por algo. Igualmente, estos últimos dos años, solo hice unas pequeñas participaciones en algunos programas porque estuve en La casa de Bernarda Alba y no me daban los tiempos.

—A lo largo de tu extensa trayectoria, ¿qué vínculo lograste construir con el público?

—Una relación de cariño y respeto. Agradezco profundamente la inmensa cantidad de afecto que me da la gente en la calle. Siempre le puse mucho amor a mi trabajo, entonces me reconforta que el público me recuerde.

—¿Lograste entablar amistades en el medio artístico?

—Sí, tengo amigas muy hermosas que han sido entrañables compañeras durante toda una vida. Mis amigos se han ido casi todos, parece que ellos parten antes y es algo que me duele profundamente. Cada amigo que se va, es un brazo tuyo que se pierde y extraño mucho a toda esa gente que se fue. Por eso trato de mantener una relación fluida con aquellas personas que están, para que ni el afecto ni el cariño me queden en el tintero. No me siento mal por llamarlos para decirles cuánto los quiero porque tienen que saber lo importantes que son para mí. 

—¿Qué opinás sobre la temporada teatral veraniega? 

—Fue muy difícil para todos. Empezó flojísima y después mejoró,  así que agradezco a las personas que nos acompañaron. Pusimos mucha energía y la gente nos respondió cálidamente. Tuvimos suerte porque trabajamos bien y nos premiaron. En Pascua retomaremos las funciones y haremos una gira nacional.