La Plata
Viernes 23 de junio de 2017
Facebook Twitter WhatsApp
T 22°H 68%

Rocío Marengo y un guiño hacia Trump

La conductora realizó un viaje de placer por Estados Unidos y quedó encantada con la gestión del presidente. Además, habló de su exitosa actualidad laboral en Chile y de la misteriosa situación sentimental que atraviesa

Nacida en Bahía Blanca, Rocío Marengo es una mujer que se destaca por su belleza, simpatía y espontaneidad. Sus primeras apariciones en el mundo del espectáculo fueron como modelo publicitaria. Tiempo después construyó su carrera en la Argentina y Chile, destacándose en ciclos televisivos como La peluquería de los Mateos, Expedición Robinson VIP, Patinando y Bailando por un sueño, producciones en las que popularizó El koala, su hit musical. 

Además, Marengo también incursionó en el teatro e integró los elencos de Ahora Moria, La risa está servida, El champán las pone mimosas y Fantástica, entre otras. En la actualidad, la rubia debilidad es participante de Doble tentación, un popular reality show chileno. 

Durante una entrevista íntima con diario Hoy, la conductora se expresó sobre su reciente viaje al exterior. Además, habló sobre las relaciones entabladas con el sexo opuesto y sobre sus deseos de ser madre.

—Estuviste en Nueva York, ¿cómo viviste la gestión de Donald Trump?

—Viajé con una amiga y después estuve con mi hermana. Me tomé varios días, no conocía Nueva York y me pareció impresionante. Regresé feliz porque todo fue increíble. Me gusta Donald Trump, creo que debe haber gente que ponga orden y que sea estricta. Existen cosas de él que me agradan y otras que no porque quizás me chocan cuando lo escucho. 

—¿Soñás con ser mamá? ¿Qué opinás sobre la paternidad de Marley?

—Por momentos se despierta el instinto maternal, pero por ahora no siento esa necesidad inmediata. Estoy feliz por Marley porque en lo laboral llegó muy alto. Además, recibirá con mucho cariño a su bebé y lo van a criar con todo el amor del mundo, con la mejor educación, ya que él es un encanto.

—Estuviste de novia con el hijo de Graciela Alfano, ¿qué tal es como suegra?

—Tengo un recuerdo maravilloso de ella, es una genia total. En su momento, cuando salía con Nicolás, su hijo mayor, habíamos formado una linda familia. Estábamos unidos con mi mamá, mis hermanos, Graciela, sus hijos. Todos compartimos un montón de cosas.

—¿Cuál es el jugador de fútbol más sexy para vos? ¿Saliste en alguna oportunidad con un futbolista?

—Soy de River Plate, veo todos los partidos y me parece fachero Lucas Alario. Cuando era más chica con mi grupo de amigas de la televisión estábamos muy relacionadas con algunos futbolistas y alguna salida tuve, no te voy a mentir (risas). 

—¿Cuál es tu situación sentimental? ¿Es cierto que te casás este año?

—Por un tema de contrato y de historias dentro del reality show es imposible dar detalles. Puedo decirte que soy muy feliz. No voy a casarme, por ahora, aunque tampoco es algo que descarto hacer en poco tiempo. 

—¿Qué te depara este 2017 en lo laboral?

—Siempre intenté mantenerme vigente en ambos países. Es un gran desafío, ya que son dos mercados diferentes y lo que vende en uno no lo hace en el otro. Para mí fue una tarea difícil, aunque simplemente decidí mostrarme tal cual soy. Siento que mal no me fue. El público chileno me recibió siempre con muchísimo cariño y me abrió las puertas. En la Argentina sucedió lo mismo, porque tuve propuestas. Desde el reality estoy apostando fuerte a este mercado chileno y tal vez más adelante regrese al país a trabajar.

—¿Volverías al Bailando?

—ShowMatch es una producción en la que te hacen sentir una estrella. Al que se anima a decir que no, lo felicito. Pero actualmente estoy viviendo en Chile y lo veo demasiado difícil.

—De chica fuiste una exitosa deportista, ¿por qué abandonaste ?

—El hockey me dio una enseñanza que aplico en todo. Me brindó amigas para toda la vida, me enseñó a jugar en equipo, a compartir, a saber ganar y perder. Eso lo utilicé mucho en mi trabajo y en mi forma de ser. Aún conservo las amistades de ese momento, eso me hace mantener los pies sobre la tierra y saber que el trabajo es pasajero. Llegué a jugar en el seleccionado de Bahía Blanca. Así conocí a Sergio  “Cachito” Vigil, quien me dijo que fuera a Buenos Aires. Entonces me instalé en Capital y empecé a trabajar como modelo en publicidad. Ahora soy cocinera y repostera recibida, ¡y nadie lo sabe!