La Plata
Sábado 22 de julio de 2017
Facebook Twitter WhatsApp
T 10°H 81%

Silvina Escudero: “Con mi novio tardamos un montón en darnos nuestro primer beso”

Alejada de los escándalos, Silvina Escudero encontró el amor por fuera de la farándula. En diálogo con este medio, se refirió a la obra para niños que protagoniza. También habló de la difícil situación familiar que atraviesa

Silvina Escudero, diez años atrás, estaba cursando la carrera de Veterinaria y solo diez materias la separaban del título. Pero luego de haber vivido las luces de los estudios como bailarina en La noche del Diez y en Domínico, el programa que conducía Nicolás Repetto, tuvo que tomar una decisión y se dedicó a la pasión de toda su vida, la danza. Enseguida, le llegó la oportunidad de trabajar en Vedettísima. Una vez dentro del mundo del espectáculo argentino, su perfil alto le cayó como anillo al dedo a los programas de la farándula. 

Silvina vivió romances con Matías Alé y Nicolás “Tacho” Riera, pero actualmente está saliendo con Federico, un comerciante muy ajeno a los flashes. Con su actual pareja ya han estado de viaje en Miami, y en los últimos días se vieron las primeras fotografías juntos en la noche porteña. Por otro lado, la bailarina tuvo una tormenta mediática, a fines de junio, que involucró a su padre, quien fue denunciado por violencia de género, y además hizo escandalosas declaraciones en los programas en los que lo entrevistaron. Pero a Silvina, nada le empaña este momento personal y profesional que atraviesa. En una entrevista con este medio, no se calló nada.

—Ya no estás más sola…

—Estoy muy contenta, de novia hace algunos meses y todo es muy lindo. Ahora disfruto de este momento.

—¿Cómo se conocieron?

—Fue muy romántico. Chateamos mucho tiempo, cosas que iban y venían, flores... Y así se dieron las primeras salidas. Con mi novio tardamos un montón en darnos nuestro primer beso, con eso te digo todo. Estamos hace cuatro meses, conectados, no convivimos pero somos muy compañeros.

—¿Cómo está tu papá?

—No puedo hablar por una orden médica y una judicial. Tengo absolutamente prohibido referirme al tema. Todos protegemos a nuestras familias y yo también lo hago.

—El hecho de estar en pareja, ¿te ayudó en este difícil momento familiar que atravesás?

—Todo lo que sea trabajo, todo lo que sea amor y estar en familia, siempre ayuda. Las cosas que sucedieron tienen que ver con la vida misma. A todos nos pasan cosas, algunas más graves que otras, pero con lazos y entendimiento todo se soluciona. Los chicos te dan risas y amor, así que siempre hay que apoyarse en todo lo lindo para poder salir a flote. Además, el trabajo siempre es sanador, y en eso me enfoco.

—¿En quiénes te apoyaste?

—El arte y el trabajo sanan. Nací sobre un escenario, así que no había otra manera. Además, la familia, los amigos, todos los que te quieren, el amor, los que están sin importar lo que pasa y ponen el hombro, eso es hermoso. Todos tenemos momentos difíciles en la vida, nunca le desearía a nadie que viva los sucesos que he atravesado. Es complejo, pero hay que seguir trabajando. Hay una frase que me encanta decir que es: Hay que tener confianza, todo se resuelve, todo pasa. A veces, cuando uno está en cierta situación, no lo puede ver. Uno debe ver lo que sucede en su núcleo. Lo demás es cotillón. Hay que ver qué pasa en tu corazón, y sanarse.

—Subís fotos a las redes junto a tus sobrinos, ¿cómo te llevás con el rol de tía?

—Hace poco fue la función de Canciones en tranvía para familiares y amigos. Benicio y Joaquina estaban con mi hermana (Vanina) sentados en primera fila. Ellos entraron un poco más tarde, nosotros cantábamos la canción de El reino del revés  y mi sobrino la sabía. Son temas que saben todas las generaciones.

—En el verano la rompiste con los musicales y ahora volviste, ¿qué es lo que más te gusta de trabajar con chicos?

—Toda la vida estudié canto, baile y actuación. Entonces, volcarlo en los chicos es maravilloso. Como todos saben, hace tres años nació Benicio. Soy tía y con el lanzamiento de mi escuela tengo otro feeling con los niños. En el verano pasado hice un musical infantil con chicos y ahora somos todos adultos sobre el escenario. Por suerte, formamos un elenco muy unido.

Canciones en tranvía, el nuevo espectáculo infantil que encabeza

La obra infantil que protagoniza Silvina Escudero se centra en las clásicas canciones de María Elena Walsh, como Manuelita, El reino de revés, El ultimo tranvía, El twist del Mono Liso, y otros. Pero, además, cuenta la historia de un tranvía que pasa por los pueblos llevando como pasajeros a los integrantes de un circo imaginario. La puesta en escena está basada en luces, acrobacia y coreografías. Con la dirección de Anita Martínez y la producción de su esposo, Juan Parodi, la obra cuenta entre su elenco con las actuaciones de Nicolás Armengol y Sol Dip, y podrá disfrutarse durante las vacaciones de invierno en el Teatro La Comedia, de Capital Federal. 

—¿Qué nos pueden contar sobre la obra? 

Silvina Escudero:—Es sobre las canciones que todos conocemos de María Elena Walsh, así que no solo las cantan los nenes sino también la familia entera. Para es mí es todo un orgullo que aquellos que tienen los derechos de María Elena Walsh hayan aceptado un acuerdo para que noso­tros pudiéramos hacer la obra. El guión habla de cuidar a los animales, a la naturaleza, de sacarse los miedos.

Nicolás Armengol:—Está buenísimo lo que decidió Anita Martínez respecto de la obra, que es hablarles con un código a los chicos, como adultos, como seres independientes que son. Hay que tratarlos como se les habla en la vida. Las canciones las conocemos todos, gracias a los padres que se las transmiten a los niños. Todos crecimos con la obra de María Elena Walsh y Hugo Midón.

—¿A qué desafíos se enfrentaron durante los ensayos?

Sol Dip:—Nunca hice un espectáculo y mucho menos un infantil. Además tenía miedo porque me iba a encontrar con Silvina, Anita, Nico, a quienes solo veía en la televisión. Cuando los conocí, me alivié, porque son unas personas increíbles.

SE:—Hubo algo que me dio pudor e incertidumbre antes de plantarme en un escenario: le dije a Anita Martínez que algún tema podía salir con un colchón de voces, porque bailamos y cantamos mucho. Pero me dijo que no y así estamos, muy felices.

NA:—El teatro, y más el infantil, es muy sanador para cualquier problema de la vida.