La Plata
Domingo 26 de febrero de 2017
Facebook Twitter WhatsApp
T 33°H 52%

Un año sin la magia de David Bowie

Hoy se cumple el primer aniversario de la partida del gran músico británico. Conciertos y mensajes estampados en un mural ubicado en su Brixton natal son algunos de los homenajes que colegas y fanáticos le brindan 

El 10 de enero de 2016 dejaba de existir David Bowie y miles de corazones se partían alrededor del mundo. El hombre, un showman envidiable y creador de una música que perdurará en el tiempo, perdía la batalla contra el cáncer.

Inmediatamente, el mundo se llenó de homenajes y recuerdos del gran artista. Sus amigos del ambiente expresaban su pesar. Bowie ya era una leyenda. Mucho quedaría luego de su partida, como Blackstar, el último álbum que el artista compuso y que con su muerte se convirtió en uno de los discos más rentables del año pasado.

El domingo, coincidiendo con el día en que hubiera sido su 70 cumpleaños, se celebró en la Brixton Academy, en Londres, un concierto homenaje organizado por su amigo, el actor Gary Oldman, en el que músicos que tocaron con Bowie y célebres compañeros del artista reinterpretaron su repertorio durante tres horas. Lo recaudado con las entradas de este show, que se repetirá en otras ciudades del mundo, se destinará a causas benéficas.

Además, Sony lanzó, solo en formato digital, el EP No plan. Contiene cuatro canciones: Lazarus, segundo sencillo del último álbum de Bowie, y otros tres temas (No plan, Killing a little time y When I met you) grabados también durante las sesiones de Blackstar. Estos ya vieron la luz en octubre del año pasado en el álbum que contenía los temas del musical Lazarus, escrito por Bowie y Enda Walsh. Dicha obra, a la que el artista dedicó sus últimas energías, sigue en cartel en Londres hasta el 22 de este mes.

Por su parte, la BBC también se sumó al aniversario con el estreno del documental The last five years, en donde se intenta descifrar, tal vez en vano, los últimos cinco años de vida de la estrella y se trata de desmentir las versiones que afirman que Lazarus, su último sencillo, fue una obra premeditada. Según esta película, Bowie no supo que el cáncer que padecía era terminal hasta tres meses antes de morir, mientras rodaba el videoclip de la canción, que había sido guionado con antelación.

Con todo, durante la jornada se espera que los homenajes a Bowie se extiendan desde las redes sociales hasta las firmas plasmadas en el mural ubicado en Brixton (ciudad natal del músico), pintado por el artista australiano James Cochran en 2013, que se ha convertido en un espontáneo templo y centro de peregrinación de sus seguidores.