La Plata
Martes 24 de enero de 2017
Facebook Twitter WhatsApp
T 24.4°H 77%

Un nuevo round: citan a declarar por extorsión a la expareja de Rolando Graña

En la actualidad, el periodista denunció a Cielo Latini por chantaje. Durante el mes próximo, ella deberá presentarse en los Tribunales para brindar su testimonio ante los delitos que se le imputan

Hace algunos años, Rolando Graña y Cielo Latini, la escritora de Abzurdah, transitaron una relación sentimental. Fruto de este vínculo, nacieron Adolfina y Cordelia, pero el amor no alcanzó y, en la actualidad, pasan por una tormentosa separación. 

El conflicto estalló meses atrás durante una jornada en la que Latini colapsó y atacó, mediante las redes sociales, a su exesposo. En los posteos, ella argumentó que él no cumplía con el pago de la cuota alimentaria correspondiente a las hijas en común. Además, lo chantajeó con presentarse en diversos programas de televisión para difundir fotografías y videos de la intimidad, que perjudicarían la imagen pú­blica de Graña. 

En la búsqueda de una solución racional, el periodista se presentó ante el Juzgado de Instrucción nº19 y denunció a Cielo Latini por amenazas y extorsión. De esta manera,  la demandada quedó imputada bajo el delito de extorsión y deberá presentarse a declarar el 12 de febrero. 

Una nueva versión de La guerra de los Roses

En el momento en que Rolando Graña recurrió a la Justicia estaba separado desde hacía tres años de su exmujer. En el testimonio brindado por él, afirmó que mantenían un trato cordial pero que, por diferencias de criterios en cuanto a la crianza de las niñas, el contacto entre ellos mutó a un vínculo violento y agresivo. 

Un ejemplo de lo expuesto está dado por la situación que atravesó el periodista durante una jornada en su hogar. Sucedió que la madre de sus hijas se presentó en su domicilio para darle una suma de dinero. En ese momento, Latini tuvo un brote de nervios e insultó a la actual novia de Rolando. 

Otro motivo de discordia está dado por la suma concerniente a la manutención mensual que recibe la escritora. En un inicio la expareja consensuó en un acuerdo privado que él le pagaría 35.000 pesos como cuota alimentaria; pero, al no ser suficiente, la muchacha se quedó con los ahorros en común, valuados en 180.000 dólares. También exigió que su ex alquilara un departamento. 

No conforme con la negativa recibida, Cielo brindó una entrevista a una revista y alegó que su ex no se hace cargo de nada y que la dejó en la calle junto a las menores. Ante la complejidad del contexto, Rolando tomó cartas en el asunto y decidió cortar por lo sano. Se presentó ante la Justicia, inició el proceso de divorcio, solicitó un nuevo régimen de visitas e intentará que el vínculo con sus hijas se lleve adelante con la intervención de los abogados pertinentes.