La Plata
Sábado 24 de junio de 2017
Facebook Twitter WhatsApp
T 14°H 100%

Insisten con la sanción de una ley nacional de talles

Distintas organizaciones se sumaron al reclamo que semanas atrás realizó la modelo Brenda Mato. Aseguran que al 70% de la población le cuesta encontrar ropa 

Quiero poder vestirme como se me antoje y no como pueda”, reclamó semanas atrás la modelo de 26 años Brenda Mato, al denunciar que no había conseguido una sola prenda de su talle durante una recorrida por un conocido shopping porteño.

Así, la necesidad de una ley nacional de talles volvió al centro del debate, por lo que distintas organizaciones de la sociedad civil, junto con el Instituto Nacional contra la Discriminación (Inadi), volvieron a insistir en la reglamentación de la norma para que, a su vez, se cumplan cabalmente las 12 muy dispares normativas provinciales. Solo así podrá allanarse el camino para que las personas de todo el país tengan garantizado el derecho a una oferta de ropa acorde a sus cuerpos, sin importar su tamaño, sexo o edad.

Sharon Haywood, directora de Anybody Argentina, organización que trabaja por una sociedad que incluya la diversidad corporal, señaló que hoy en día al 70% de las personas le cuesta encontrar ropa de su talle, según datos de una reciente encuesta.

“Hoy hay 12 leyes provinciales y algunas municipales, y como todas son distintas los fabricantes no pueden cumplir con una docena de normas al mismo tiempo. Cuando hablamos de una ley coherente nos referimos a una que aplique siempre, no importa dónde vivas”, indicó Haywood.   

En tanto, otro de los requisitos de una normativa nacional es que sea inclusiva para todas las personas, porque muchas leyes provinciales apuntan solo a la ropa femenina y otras, incluso, solo a mujeres adolescentes, como la ley de la Provincia de Buenos Aires.

La Argentina estuvo cerca de tener una ley nacional de talles en 2013, cuando el Senado le dio media sanción al proyecto presentado por la senadora Roxana Latorre. La iniciativa, que perdió estado parlamentario en agosto pasado, buscaba garantizar la existencia de una serie normalizada de talles correspondientes a las medidas corporales de la población especificadas a partir de un estudio antropométrico que debía actualizarse cada 10 años. Desde 2014 el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) realiza estudios de este tipo en el país, para lo cual adquirió un escáner corporal 3D que releva las medidas corporales de hombres y mujeres de entre 12 y 65 años en diferentes regiones, cuyos resultados permitirían elaborar un sistema de talles acorde con los cuerpos promedio.

Legislación que difiere

Las provincias que ya cuentan con una ley de talles son Buenos Aires, Entre Ríos, Corrientes, Chaco, Santa Fe, Córdoba, San Juan, Mendoza, La Pampa, Río Negro y Santa Cruz, además de la Ciudad de Buenos Aires. Solo en cuatro distritos -el porteño, el bonaerense, el santafesino y el rionegrino-, la normativa fue reglamentada.

Las leyes difieren no solo en cuanto a los consumidores, sino también en la cantidad de talles exigidos, en las normas que toman como referencia y en sobre quiénes recaen las exigencias.

La importancia de un estudio antropométrico 

El estudio antropométrico que desde hace tres años realiza el Centro de Investigación y Desarrollo Textil del Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) permitirá “desarrollar un sistema de talles (de indumentaria) homogéneo y adaptado a los usuarios” de todo el país, aseguró la ingeniera textil Patricia Marino, al tiempo que consideró “fundamental” ese trabajo para dar “sustento técnico” a una ley de talles nacional.

Ese estudio, amplió la experta, “tiene por objetivo definir la forma y dimensiones del cuerpo de la población argentina de entre 12 y 65 años según sexo, grupo etario y región del país”, información que puede tener “múltiples aplicaciones”, entre las cuales está “la de desarrollar un sistema de talles adaptado a los usuarios”.

Según la especialista, “a nivel internacional más de 60 países cuentan con este tipo de estudio” y la carencia de ese insumo técnico permitió que “las empresas en la Argentina definan sus talles de acuerdo a su propia experiencia”.