La Plata
T 20°
H 60%
Lunes 22 de diciembre de 2014
Buscar
Facebook Twitter RadioGol WhatsApp
Diario Hoy 22-12-2014
Política

Aerolíneas Argentinas, la caja K que suma escándalos

cristina aerolineas

26/04/13 - 06:44hs

La empresa sigue siendo una sociedad anónima y no presenta balances desde el año 2008. Sumó más de 1500 empleados, la mayoría militantes rentados, y se investigan graves casos de corrupción

El tiempo pasa y la situación de Aerolíneas Argentinas es cada vez más escandalosa. No sólo por el hecho de que pierde casi 3 millones de dólares por día, que pagamos todos los argentinos (incluido los más humildes, que ni siquiera tienen la posibilidad de ver de cerca el ala ni la turbina de un avión), sino también por las groseras irregularidades que se estarían cometiendo en su gestión y administración.

Pese a que en 2008 se sancionó una ley en el congreso que sujeta a expropiación las acciones de Aerolíneas Argentinas y Austral (y sus empresas subsidiarias), ello nunca se concretó y las líneas aéreas continúan siendo una sociedad anónima, con una sola diferencia: están virtualmente intervenidas por el gobierno. Por eso tienen la obligación, como el resto de las empresas que operan en el país, de presentar sus balances  ante las autoridades competentes. 

Pero Aerolíneas, que se ha convertido en una suerte de caja política para hacer negocios oscuros y para financiar a los militantes rentados de La Cámpora, tiene coronita y no ha difundido ni un solo balance en el último lustro. Eso no es todo: este año la empresa, sus ejecutivos actuales y los de la gestión anterior se beneficiaron con un extenso perdón impositivo otorgado por la AFIP. La medida abarca los impuestos que se adeudaban por la falta de pago del IVA, del impuesto a la ganancia mínima presunta y las cuotas pendientes de moratorias, sean fiscales o de la seguridad social.

“La situación legal de Aerolíneas es una gran galleta, porque nunca terminó de concretarse la expropiación y nunca pasó a ser una sociedad del Estado. Sigue siendo una empresa que, técnicamente, está en quiebra. Además, al ser una sociedad anónima tiene la obligación de presentar sus balances. Si ello no ocurre, estamos frente a una irregularidad. Es una empresa intervenida de hecho por parte del gobierno”, le dijo a Hoy el economista Pedro Andrieu, que fue secretario de Comercio durante el último gobierno de Juan Domingo Péron y acompañó como vicepresidente al comodoro (R) Juan José Gûiraldes en la comisión de notables que se formó en el congreso en el año 2000, con el objetivo de estudiar la crisis de Aerolíneas y proponer alternativas para su salvataje. 

Güiraldes había sido presidente de la línea aérea de bandera durante el gobierno de Arturo Frondizi, cuando la empresa tuvo su máximo esplendor al lograr ser la tercera compañía aeronáutica del mundo en hacer vuelos trasatlánticos. Además, fue uno de los integrantes de la comitiva de argentinos que realizó el primer viaje, desde Chile, hacia las Islas Malvinas.

Andrieu calificó como “alarmante” el hecho de que se hayan nombrado “a 1500 personas” en el plantel de personal de Aerolíneas. “Realmente uno sabe que tareas se le pueden haber asignado a toda  esa gente”, dijo Andrieu.

El exintegrante de la comisión de notables también consideró que fue un “grave error” la decisión de haber comprado aviones a la empresa brasileña Embraer. “Se trata de aviones mucho mas chicos de lo que se venían usando, que tienen menos capacidad para transportar pasajeros y no tienen capacidad de carga como las otras aeronaves que permitiría generar ingresos extra. Además, se paga un precio mucho mayor a lo que se debería haber gastado con el argumento de que la empresa brasileña se iba a instalar en la Argentina para fabricar aviones en el país. La realidad es que eso nunca ocurrió”,

Días atrás,  se conoció que Embraer amplió una investigación interna por el posible pago de coimas en diferentes países, entre ellos la Argentina.

Como esta empresa cotiza en la bolsa de Nueva York, Embraer debe someterse a los controles de la Securities and Exchange Comission (SEC), la Comisión Nacional de Valores estadounidense.

En setiembre de 2010, la SEC emplazó a la firma brasileña a brindar información sobre una serie de operaciones sospechosas de venta de aeronaves en el extranjero. Así, Embraer inició una investigación interna sobre sus ventas a tres países. Según publicó el diciembre de 2011 el diario brasileño Valor Económico, la primera alarma se había encendido por la venta de 20 aeronaves a la Argentina en mayo de 2009 por 700 millones de dólares. Ese valor fue financiado en 80% por el Banco Nacional de Desarrollo de Brasil con una tasa que es del 7% anual a 10 años, una tasa inédita para un préstamo que no es financiero, sino destinado a inversiones.

Esa venta de aviones E190AR para Aerolíneas Argentinas fue negociada por el entonces secretario de Transporte, Ricardo Jaime. Al poco tiempo, el juez federal Ariel Torres abrió un expediente por presunto pago de sobreprecios en aquella compra a la que luego agregó la investigación por el posible pago de coimas.

“Están despilfarrando la guita”

El exsubsecretario de Transporte,  Ricardo Cirielli, dio detalles anoche, en un programa de TV por cable, del escándalo en la compra de aviones Embraer. El exfuncionario afirmó que “en aquel momento, en plena crisis internacional, muchas compañías estaba devolviendo pedidos de compra de aviones, en plan crisis financiera internacional, mientras que sospechosamente el Estado argentino salio a comprar 20 aviones. Le dije a De Vido y otros funcionarios, desde un primer momento, que no era el avión adecuado. Y le plantee la necesidad de hacer un llamado a licitación internacional y un estudio técnico, Esto no sucedió, y lo sospechoso es que cuando aparece Embraer, y estaba todo armado para traer los aviones de esa empresa”. 

Cirielli dijo que renunció a su cargo unas semanas antes de la escandalosa compra y agregó que cada avión costó “entre 34 y 35 millones de dólares, que era el precio de lista máximo por cada unidad. Cuando se compra por cantidad, siempre tiene que haber un descuento y eso llamativamente no ocurrió. Por eso hay sospechas de pagos de sobreprecios. En aquel momento, el secretario de Transporte era Ricardo Jaime, y todo lo que hacía él lo sabia Néstor Kirchner”.

“En Aerolíneas no se muestra ningún balance, se está despilfarrando guita para todos lados”, afirmó.

Radiografía del despilfarro

Aerolíneas Argentinas está presidida por Mariano Recalde, vinculado a La Cámpora, y su número dos es el viceministro de Economía, Axel Kicillof, quienes han sostenido reiteradamente que las pérdidas son consecuencia de vincular toda la Argentina. Recalde tiene un sueldo de 100 mil pesos por mes y los recursos millonario que maneja habría sido el principal motivo que llevó a su padre, Héctor Recalde, a traicionar a su mentor político, Hugo Moyano, cuando el titular de la CGT decidió romper con el gobierno.

“Es un argumento falso. Las pérdidas se concentran en las rutas internacionales, donde Aerolíneas sale cada día a rematar sus pasajes con tal de conseguir cash flow en dólares”, sostuvo Jorge Pérez Tamayo, el ex titular de la Asociación de Pilotos de Líneas Aéreas y actual Secretario Gremial de la Confederación Argentina de Trabajadores del Transporte (CATT), una asociación de 38 gremios del sector, que depende de la CGT de Moyano.

Pérez Tamayo agregó: “Aerolíneas factura 1.200 millones de dólares al año y pierde 915 millones. Lo normal debería ser perder el 5 por ciento, no el 75. Aerolíneas no sólo sigue siendo legalmente propiedad de Marsans, sino que la gestión que está haciendo la actual conducción la está poniendo al borde del abismo”. 

Durante 2012, el Estado giró a Aerolíneas 4.118,9 millones de pesos en subsidios (US$ 915 millones), según la Asociación Argentina de Presupuesto (ASAP).