La Plata
Viernes 23 de junio de 2017
Facebook Twitter WhatsApp
T 24°H 64%
Villas y barrios en contacto con el Poder Judicial

Atajo: el programa de acceso a la Justicia para los sectores vulnerables

La iniciativa, a cargo del exdefensor Penal Juvenil, Julián Axat, se viene desarrollando en barrios carenciados de Capital Federal y la Provincia de Buenos Aires. Ahora, se proyecta implementarlo en otras ciudades del país, Bolivia y Uruguay 

"Llevar oficinas de la Justicia a las villas y a los barrios es una experiencia inédita en el país”, sostuvo en diálogo con este medio el titular del programa Agencias Territoriales de Acceso a la Justicia (Atajo), Julián Axat. La iniciativa, como bien lo indica su nombre, tiene como objetivo facilitar el acercamiento de las herramientas judiciales a personas que viven en condición de vulnerabilidad. 

“Desde 2014 a esta parte, la Procuración General de la Nación, a cargo de la doctora Alejandra Gils Carbó, está desarrollando un proceso que consiste en llevar oficinas de la Justicia a las villas y los barrios. Hoy no existe una relación directa entre estos territorios y el Poder Judicial si no es a través del sistema policial”, comentó el exdefensor oficial del Fuero de Responsabilidad Penal Juvenil de La Plata. Además, agregó que el programa permite a los fiscales tener contacto directo con estos sectores a partir de la instalación de oficinas en, por ejemplo, la villa 31, la 1-11-14 o la 21. 

Un actor natural de los barrios de la Ciudad de Buenos Aires es la Iglesia. En este sentido, Axat detalló que “existe una tradición de curas villeros, que se remonta al trabajo del Papa 

Francisco. Desde el primer momento, en 2014, empezamos a trabajar con los religiosos en las villas. La primera tarea fue el acercamiento: llevar equipos del Poder Judicial y abogados para que acompañen a los sacerdotes, que no solamente ofician misas sino que tienen comedores, espacios de contención y de retención para personas en situación de consumo”. 

“El narcotráfico se mueve como pez en el agua”

En estas agencias territoriales, abogados, psicólogos y demás personal reciben denuncias o pedidos de información de parte de los vecinos. Además de Capital Federal, Axat incluyó los asentamientos urbanos de Rosario, La Plata, Córdoba y Mendoza. Según aclaró, cada territorio tiene su particularidad, pero en todos coinciden ciertas problemáticas: “Hay barrios que no están urbanizados, no tienen agua potable, cloacas ni obviamente todo lo que tiene que ver con la energía eléctrica. En un contexto así, se generan relaciones de conflictividad familiar y las realidades se vuelven complejas”. 

Por otro lado, en estas oficinas también se realizan charlas de promoción de derechos, campañas de difusión y reuniones informativas sobre distintas problemáticas. “Nos encontramos con poblaciones que viven por debajo de la línea de pobreza y que están sometidas a un contexto de todo tipo de déficit: violencia interpersonal, niños en situación de hambre, trata de personas, explotación laboral y sexual, droga y narcotráfico. Ahí donde el Estado no está y existen altos grados de vulnerabilidad, el narcotráfico se mueve como pez en el agua”, contó Axat. En este sentido, además, sostuvo que el principal motivo de la instalación de estas agencias es el hecho de que estas periferias mantienen escaso contacto con el centro de la ciudad. 

“Nos piden que llevemos a cabo algunas medidas en La Plata”

En nuestra ciudad, el Ministerio Público Fiscal instaló una oficina de atención al ciudadano ubicada en calle 6 entre 47 y 48. Pese a esta iniciativa, las autoridades todavía no se han acercado a los barrios del Gran La Plata. “Empezamos a trabajar con las fiscalías federales en las causas que tramitan trata, narcotráfico, lavado de activos o criminalidad. Ahora nos están solicitando que llevemos a cabo algunas medidas en los barrios de La Plata, en los asentamientos. Estamos trabajando en ello, quizá más adelante se dé la posibilidad de abrir alguna oficina de Atajo en los barrios más pobres”, explicó Axat. 

Según detalló el defensor Penal Juvenil, el contexto de la periferia de La Plata no escapa a la realidad de otras ciudades, como Mar del Plata o Rosario. “La lógica de asentamiento, la pequeña choza de chapa y el hacinamiento familiar, está en todas las grandes urbes. La Plata está bastante conurbanizada, sobre todo después de la gran inundación y el impacto que tuvo hacia las afueras de la ciudad”. 

Además de nuestra ciudad, la iniciativa ya fue proyectada para ser implementada en otras localidades del país y en países limítrofes como Bolivia y Uruguay, donde la realidad y las problemáticas que azotan a los ciudadanos son similares a las de la Argentina.

La política territorial en los barrios

“No somos el Poder Ejecutivo nacional, provincial ni municipal. Somos el Ministerio Público Fiscal de la Nación, somos la Fiscalía Federal y la Procuración General”, remarcó Axat. Sin embargo, la llegada de las agencias de Atajo a cualquier territorio requiere como primer paso establecer un vínculo con los referentes barriales, sociales y políticos del lugar para conocer su realidad, sus carencias y problemáticas. En ese sentido, las oficinas trabajan con una mirada transversal, amplia y, “en todo caso, nuestro contacto con los otros poderes está vinculado al trabajo judicial. Solo trabajamos de una manera neutra y tratamos de hacerlo con todos los sectores, porque este es un trabajo social, principalmente con los sectores vulnerables, y buscamos tomar distancia de la cuestión política”.

“Por supuesto que trabajamos con referentes sociales y barriales de todos los sectores sociales, principalmente la Iglesia, porque es el actor más importante. Pero tanto la Iglesia como el Ministerio Público son actores que no dependen de la política”, concluyó Axat.