La Plata
Miércoles 26 de julio de 2017
Facebook Twitter WhatsApp
T 15.3°H 93%

Causa de los “caranchos”: un policía habló y dos prefirieron el silencio

El fiscal Marcelo Martini llamó a declaración indagatoria a los tres uniformados aprehendidos. El comisario de la Séptima dio su versión de los hechos. Una abogada, en la mira

En el marco de la investigación de la causa de los “caranchos”, el fiscal Marcelo Martini citó a indagatoria ayer a los tres policías detenidos. El excomisario Raúl Frare y el oficial de servicio de la seccional de Villa Elisa, Rodrigo Rocha, se negaron a declarar, pero, el hasta anteayer titular de la Séptima, Leandro Sarina habló en la UFI nº 3 e intentó despegarse. Los tres pasaron de la condición de aprehendidos a detenidos, informaron fuentes judiciales.

De acuerdo al expediente, el 7 de marzo de 2016 a la tarde y el 16 de marzo posterior, al mediodía, hubo un intercambio de llamados telefónicos entre Frare, uno de los diez imputados en la Causa de los Sobres, con Sarina y Rocha, en el que quedaría clara la participación de los mismos en trámites penales relacionados a accidentes de tránsito. 

En las comunicaciones acuerdan que, en caso de tomar intervención en un caso que involucre un accidente de tránsito, pondrían en conocimiento a Frare, haciendo referencia también a beneficios económicos. Un vocero judicial indicó a este diario que “Sarina reconoció haber recibido un llamado de Frare y ratifica  las escuchas, pero dijo que las conversaciones fueron malinterpretadas”.

Sarina y Frare trabajaron juntos en la comisaría Segunda de La Plata entre los años 2001 y 2005, y de acuerdo al primero, el imputado por la Causa de los Sobres lo llamó para decirle que estaba trabajando en un estudio jurídico, especializándose en los accidentes de tránsito mencionados.

Para el fiscal Martini las escuchas son contundentes y se identifica un interés indebido y espurio de los funcionarios policiales en los incidentes viales. Con esos elementos, la jueza de Garantías, Marcela Garmendia, avaló las detenciones y la imputación por el delito de negociaciones incompatibles con la función pública.

Fueron desafectados de la fuerza

Sarina y Rocha fueron desafectados de la Bonaerense por la Auditoría General de Asuntos Internos, en tanto que Frare ya estaba apartado de la fuerza y con pedido de exoneración, luego de quedar involucrado en la Causa de los Sobres, procesado por el delito de asociación ilícita. 

Como se recordará, Frare, extitular de la seccional de Villa Elisa, estuvo preso desde el 23 de noviembre de 2016 hasta el 23 de enero pasado, cuando fue excarcelado por decisión de la sala de feria de Casación Penal.

Junto a Frare fueron liberados en enero los jefes departamentales Darío Camerini, Rodolfo Carballo, Ariel Huck y Walter Skramowskyj, y los excomisarios Sebastián Velázquez, Sebastián Cuenca y Julio Sáenz.

Los investigadores de la causa de los “caranchos” ya tendrían identificada a una abogada que trabaja para un importante estudio jurídico de La Plata, que podría quedar involucrada en la pesquisa.

Los tres policías detenidos volvieron a quedar alojados en la comisaría Octava. Trascendió, además, que el abogado defensor de Frare, Daniel Mazzochini, pidió la excarcelación en el Juzgado de Garantías nº 5.

Detalles de una de las escuchas que sirvió de prueba

La causa a los “caranchos” tuvo ayer revelaciones sobre las escuchas telefónicas ocurridas entre el excomisario Raúl Frare y uno de los oficiales de servicio de la comisaría de Villa Elisa, Rodrigo Rocha.

Una de las conversaciones tuvo lugar el pasado 16 de marzo entre las 12 y las 14, y en la misma se escucha lo siguiente:

Rocha (R): —Hola Raúl, ¿cómo te va?

Frare (F): —¿Qué hacés, Rodrigo?

F: —Voy a ver cómo sigue todo esto, por el momento tranqui. Che, Rodrigo, yo estoy laburando con un abogado el tema de culp… de culposos, así que avisame si hay algo, después te veo.

R: ­—Dale, sí, quedate tranquilo. Yo ni bien tengo algo, te doy todo, te doy los datos, los teléfonos, todo. Hasta ahora no tuve nada, fueron todos mogólicos que no tenían seguro de nada, quedó todo en la puerta de la Comisaría juntando mugre. Pero cuando haya algo yo te llamo, Julio. 

Como anticipó ayer nuestro diario, de acuerdo a los investigadores, por dar datos de un accidente de tránsito el oficial policial percibía 2.000 pesos, y luego, si prosperaba un juicio, el uniformado se quedaba con un porcentaje de los ingresos de los letrados.