La Plata
Martes 27 de junio de 2017
Facebook Twitter WhatsApp
T 16°H 88%

Designaron a los tres fiscales que suplirán a Cartasegna

Mariana Rufino y Alejandro Marchet encabezarán la UFI nº 4 y nº 9. Hugo Tesón, por su parte, tendrá a cargo a la UFI especializada en Trata y Pedofilia. Este lunes evaluarán la salud del funcionario judicial atacado. Si lo encuentran bien, retomará el trabajo en breve

En una reunión realizada en las últimas horas en la Fiscalía General de La Plata se determinó quiénes serán los responsables de las tres UFI que estaban a cargo del funcionario judicial Fernando Cartasegna, atacado dos veces entre el 29 de abril y el 3 de mayo pasado.

Los fiscales Mariana Rufino y Alejandro Marchet estarán a cargo de las UFI nº 4 y 9, esta última de Autores Ignorados, mientras que Hugo Tesón encabezará la UFI especializada en Trata y Pedofilia.

En tanto, quedó desvinculado de suplantar a Cartagena el fiscal Martín Chiorazzi, debido a la excesiva cantidad de trabajo que tiene en su actual función como fiscal de juicio de la UFI nº 4.

Cabe destacar que además de suplir a Cartasegna, Rufino continuará encabezando la fiscalía especializada en Violencia de Género. Marchet, por su parte, seguirá en la UFI nº 12 de Delitos Culposos y Hugo Tesón, en la UFI nº 8 de Delitos Complejos.

También se informó que si la licencia del fiscal agredido se prolonga en el tiempo, habrá una rotación en las suplencias con los mismos tres fiscales mencionados.

Como se recordará, Cartasegna será sometido el próximo lunes a las 15.30 a estudios médicos en el marco de la licencia otorgada por la Procuración de la Corte, y de acuerdo a lo que pudo saber este diario, si los resultados son positivos sería inminente su vuelta a las tres fiscalías de las que era titular hasta el 3 de mayo pasado.

Cartagena recibe asistencia sanitaria cada 48 horas: le hacen curaciones en la tráquea, laringe, espalda y piernas. Se trata de las lesiones que le quedaron tras el hecho del que fue víctima en el Palacio Judicial. 

Trascendió que el funcionario no está medicado y descansa sin alteraciones a pesar de los momentos críticos que sufrió a merced de tres delincuentes el sábado 29 de abril último en 8 entre 56 y 57 y el otro, mucho más agresivo, en su despacho de la UFI nº 4, el miércoles de la semana pasada.

Una fuerte custodia de efectivos de la Policía Federal rodea el frente y las inmediaciones de la vivienda de Cartasegna, ubicada en la localidad de Gonnet, muy cerca de la República de los Niños.

Familiares y compañeros de trabajo visitan a diario al fiscal. Desde ese círculo íntimo, este medio pudo saber que el estado de ánimo del funcionario judicial es óptimo, ya que tendría muchas ganas de empezar a trabajar lo antes posible.

Dicen que Cartasegna se siente con fuerzas para investigar las causas que ingresaron en la UFI nº 4 en las últimas horas antes de que lo atacaran.

Causa absorvida por Procuración

El procurador de la Corte, Julio Conte Grand, informó que los expedientes que tienen como imputados a policías y que habían ingresado por mesa de entradas a la UFI nº 4 no van a ser investigados por Cartasegna. De hecho, Conte Grand confirmó que los instructores de la Procuración serán los encargados de realizar esas pesquisas. 

Como adelantó este diario, el delincuente que redujo a Cartasegna en su despacho le pasó un cable por el cuello y lo ahorcó hasta dejarlo casi sin aire. En esa situación lo paseó por la oficina hasta po­nerlo frente a una pila de expedientes, sobre la cual había una denuncia en la que estarían imputados al menos 23 comisarios platenses y otras altas autoridades de la Bonaerense.

Desde la UFI nº 1, que encabeza la fiscal Ana Medina y que cuenta con la colaboración de su par, Betina Lacki, saben de la existencia de esa causa, muy similar a la de los sobres que investiga el representante del Ministerio Público, Marcelo Martini.

Por eso se dispuso que las pericias que forman parte de la investigación las lleve a cabo Gendarmería Nacional y que la custodia de la víctima la efectúe la Policía Federal.

Además, se sospecha que el agresor que ingresó al despacho de Cartasegna en Tribunales sería un integrante de una fuerza de seguridad.

Desvinculan al empleado judicial 

La fiscal Ana Medina descartó cualquier tipo de participación del empleado judicial Matías Romero (25) en los ataques sufridos por Fernando Cartasegna, informaron fuentes judiciales.

Romero, un estudiante de Derecho que trabaja en la mesa de entradas de la UFI nº 4, había sido mencionado en la causa luego de que un agente penitenciario declaró que lo vio salir del baño y que dentro de los sanitarios había panfletos con mensajes intimidatorios contra Cartasegna.

El joven se presentó de manera espontánea ante los instructores de la UFI nº 1, encargada de la pesquisa, y se puso a disposición. Ayer, desde esa fiscalía le confirmaron a este diario que Romero no tuvo participación alguna en los mensajes intimidatorios.

“Le tocó vivir una experiencia horrible. Lo acusaron de algo por un malentendido. Tiene que quedar bien claro que no está sospechado de ningún delito”, afirmó uno de los investigadores judiciales en referencia al empleado Romero.

Todavía no hay detenidos ni sospechosos

A diez días del histórico ataque intimidatorio al fiscal Fernando Cartasegna en el Palacio Judicial de 7 entre 56 y 57, la causa no tiene detenidos ni sospechosos.

“Estamos analizando los registros de las cámaras de seguridad. Hasta ahora solo vemos gente que pasa. Pero es difícil cuando no sabemos bien a quien buscar”, explicó uno de los investigadores.

De todas maneras, cada detalle es importante y las filmaciones pueden transformarse en un elemento clave a futuro. Principalmente las imágenes de los artefactos tomadas en la zona del estacionamiento interno del edificio judicial. Es que, como adelantó en exclusiva este medio, alguien robó un maletín del auto de Cartasegna, un Toyota Etios color gris. En ese portafolio había una notebook y una copia de una causa en la que estaban imputados policías.

Lo que se lamenta es que nadie haya pensado antes instalar cámaras en el ingreso por calle 7 entre 56 y 57. 

Las fiscales Ana Medina y Betina Lacki esperan los resultados de los rastros levantados en la escena del ataque, los que efectúan integrantes de la Gendarmería Nacional. Por la declaración de Cartasegna se sabe que el atacante actuó con guantes de látex y con una franela verde con la que limpiaba todo lo que tocaba. Claramente estas intimidaciones fueron planificadas al detalle y la investigación va a ser compleja. Recién se dieron los primeros pasos.