La Plata
Sábado 27 de mayo de 2017
Facebook Twitter WhatsApp
T 13.5°H 62%

Productores de Misiones anunciaron un yerbatazo en Capital Federal

El sector que produce la materia prima de una de las principales infusiones de los argentinos no escapa a la crisis de otras economías regionales y se movilizará para visibilizar sus reclamos. Regalarán en la vía publica varias toneladas de yerba. Preocupación por las consecuencias para el precio del producto en las góndolas

La Asociación de Productores Agropecuarios de Misiones (APAM) anunció ayer que realizará un yerbatazo en el Obelisco o en la Casa de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, antes del 15 de marzo, en el cual se repartirán unos 30.000 paquetes de yerba.

La medida adoptada será en reclamo de que se cumpla con el precio fijado para la materia prima y se implementen cupos en la cosecha. El vicepresidente de la APAM, Cristian Klingbeil, explicó que “el grave problema que enfrenta el sector es que tiene un precio fijado por el Instituto Nacional de Yerba Mate, que es de 5,10 pesos, pero le están pagando a los productores entre 2,5 y 3 pesos, con cheques a 180 días”. 

“Ya no tenemos más oxígeno. Estamos con el agua al tope. Más no podemos resistir y necesitamos medidas urgentes”, manifestó el dirigente agropecuario. Los yerbateros vienen extremando las medidas de fuerza desde el jueves, cuando decidieron cortar la Ruta 14 ante la falta de respuesta de las autoridades, tanto del Gobierno nacional como de la provincia de Misiones. En este contexto, adelantaron que antes del 15 de marzo van a realizar un yerbatazo en el Obelisco o en la Casa de Gobierno, donde entregarán miles de paquetes de yerba, en una modalidad de protesta que ya implementaron otros sectores como el frutihortícola.

“Nos cansamos de ir de viaje a Buenos Aires para dialogar, pedir apoyo del gobierno de Misiones y no conseguir respuestas, así que queremos instalar la protesta a nivel nacional”, manifestó Klingbeil. Además, detalló que los problemas que afronta el sector afectan a “22.000 familias productoras y a 40.000 familias de planes rurales” de Misiones. “No estamos bien, ninguno de los productores, ni los yerbateros ni los tealeros. Estamos mal, tocando fondo. Venimos apenas sobreviviendo desde hace mucho tiempo”, aseguró.

La falta de respuestas hacia el pequeño productor

Más allá del caso puntual de la situación en este rubro, cuyo núcleo geográfico se da en el nordeste de nuestro país, para el representante de la APAM las medidas que tomó la Nación para el sector agropecuario, como la quita de retenciones, “han quedado en manos de cuatro o cinco grandes productores y no llegan al productor primario, así que todas las economías regionales están quebradas”. Klingbeil criticó que “esas cuatro o cinco industrias no paran de crecer, de comprar tierras, de invertir en otras producciones. En cambio entre nosotros, los pequeños productores, ya hay más de 100.000 hectáreas abandonadas”.

Juan Ramón González, productor de la ciudad de Oberá, relató a este medio que “es enorme la diferencia entre el precio que se paga en la planta al trabajador y lo que terminan pagando los consumidores”. Además, agregó que “el problema se produce entre el gobierno y los molineros. Los molineros plantean que el Estado tiene que subsidiarlos para poder pagarles a los secaderos y que estos les puedan abonar a los productores”, explicó. “Si no reciben un subsidio, ellos dicen que no pueden levantar la propuesta de pago”.

Por su parte, el presidente de la Asociación Civil de yerbateros de la zona norte, Julio Peterson, relató que “en una asamblea con más de 300 representantes de secaderos, tareferos, productores y cuadrilleros se decidió no entregar la materia prima a los secaderos hasta marzo”. Peterson especificó que el yerbatazo tiene como objetivo “enviar un mensaje a los gobernantes” pero también a los consumidores, “para que vean el desfasaje de precio que hay desde la hoja verde al paquete”. 

Problemas de empleo y aumento del precio de la yerba

Juan Ramón González, en declaraciones a este medio, advirtió que “este año han estado muy paralizadas las cosechas y, como está la situación ahora, es imposible mantener la cadena de trabajo”. “No cierran los números de ninguna forma y por eso no se está dando trabajo”, afirmó González.

Además indicó que la problemática que atraviesan los productores, a su vez, “repercute en los tereferos que son el eslabón mas débil de la cadena y por eso ellos están cortando las rutas”. “Hoy los cosecheros no tienen ni para pagar la inscripción de la escuela de sus hijos”, graficó.

Asimismo, consultado sobre  si la parálisis del sector puede afectar el precio del producto en las góndolas, González respondió afirmativamente y dijo que “se habla de subirle el precio de dos pesos por estampilla para que lo pague el consumidor”. “Siempre hablan de aumentarle el precio a la estampilla pero nunca hablan de aumentarle el precio por hoja al productor y que el productor pueda pagarle al cosechero como corresponde”, criticó el referente agropecuario.

Los amargos números del conflicto

$60 es el valor mínimo de un kilo de yerba

$2,5 es el precio que recibe el productor

180 días tarda el productor en cobrar sus ventas

$5,1 es el precio que reclaman los productores

30.000 paquetes de yerba repartirían en el “yerbatazo”

22.000 familias productoras están afectadas por la problemática

40.000 familias de planes rurales se ven perjudicadas