La Plata
Domingo 23 de abril de 2017
Facebook Twitter WhatsApp
T 17°H 59%

City Bell: delincuentes entraron a robar dos noches consecutivas en una casa

Dos sujetos se metieron el lunes en una vivienda, sustrajeron una bicicleta y volvieron al día siguiente. Como no pudieron llevarse nada, ingresaron al domicilio del vecino y le sacaron hasta los perros

Cuando prepararon la mudanza en diciembre del año pasado para alquilar un departamento en una zona silenciosa de City Bell, lejos del ruido de la ciudad, se imaginaron que la inseguridad no rondaría su casa. Sin embargo, en dos noches consecutivas, una familia que vive en calle Pellegrini y 30 recibió la visita de dos desconocidos, que por suerte no llegaron a entrar más que al patio de la vivienda. 

“La primera vez fue el lunes pasado. Saltaron la pared del vecino y entraron al patio trasero. Agarraron dos bicicletas todoterreno y entonces una de mis hijas escuchó los ruidos y despertó a mi marido, que se asomó a la ventana y les gritó. Dejaron una bici en la calle y la otra se la llevaron en una moto”, contó Cecilia, una de las víctimas, a este diario. 

El segundo episodio ocurrió ayer a la madrugada. Así lo revivió la mujer: “Esta vez aparecieron a las 3.30. Seguramente eran los mismos. Suponemos que volvieron a buscar lo que habían visto la primera vez, pero como habíamos guardado todo adentro de la casa, no pudieron llevarse nada. Al que sí le robaron fue a mi vecino”. 

La vivienda del frentista queda pegada a la de Cecilia y a través de una medianera baja los cacos saltaron en ambas oportunidades. A él le sacaron una hidrolavadora, una bicicleta, herramientas y hasta dos perros de raza. Ambos frentistas fueron a hacer la denuncia de manera conjunta a la comisaría Décima. 

“Las dos personas estaban con cascos y con gorritas. Al parecer, por lo que estuvimos preguntando en las calles cercanas, serían unos chicos que viven en el fondo del barrio. No queremos acusar a nadie sin pruebas. Lo que pedimos es que la Policía pase más seguido”, concluyó la damnificada, quien vive con sus tres hijos y su marido en la esquina de la intersección anteriormente mencionada. 

Según lo que comprobó Trama Urbana, los lugareños pusieron varios carteles de alerta vecinal en la vía pública, como suele suceder en otras zonas de la periferia. “Hay miedo cuando oscurece porque esta zona está mal iluminada y no hay asfalto. No es un lugar donde existan muchos asaltos, pero la otra vez nos enteramos de que a una señora le robaron en la calle y eso también ocurre con los chicos cuando salen del colegio. Nos empezamos a movilizar para que estos hechos no sigan ocurriendo”, agregó otro vecino.