La Plata
Martes 27 de junio de 2017
Facebook Twitter WhatsApp
T 14.5°H 87%

Crimen de Brian: arribó a Perú uno de los acusados

El joven de 15 años había sido liberado el martes por orden del juez de la causa y ahora quedará a cargo de sus abuelos. Profundo malestar entre los familiares del niño asesinado, quienes temen que pueda volver al país de manera ilegal

El adolescente de 15 años que estaba detenido en un instituto de menores por el homicidio de Brian Aguinaco arribó ayer por la madrugada a Perú, donde quedó bajo la tutela de sus abuelos. El sospechoso, quien también responde al nombre de Brian, es inimputable y abandonó nuestro país el martes a las 21, llegando a su destino alrededor de las 2.

Después del crimen del nene que vivía en el barrio de Flores, el sospechoso viajó a Santiago de Chile, donde fue detenido el 29 diciembre. De allí, se lo trasladó a Buenos Aires.

Su responsabilidad en el hecho está avalada por una serie de testimonios y tareas de inteligencia realizadas por los detectives de la División Homicidios de la Policía Federal e investigadores judiciales. Este martes, el titular del Juzgado de Menores Nº 7 confirmó que Brian podía salir libremente del país y estalló la polémica. El abogado de la familia Aguinaco explicó a la prensa: “El sobreseimiento lo impone la ley”. Sin embargo, agregó: “Al menor le faltaban dos meses para cumplir dieciséis años, y tranquilamente el juez lo podía dejar en el instituto de menores”.

El hecho

Brian fue baleado el 24 de diciembre en Flores, a pocas cuadras del acceso a la villa 1-11-14. Dos motochorros sorprendieron a dos mujeres que caminaban por la zona. Uno se bajó, apuntó con el cañón y las amenazó. En medio del forcejeo, apareció en escena -aunque no está claro cómo- el auto que manejaba Enrique Aguinaco. En el mismo vehículo viajaba su nieto.

Los ladrones dispararon, Brian recibió un balazo en la cara y fue trasladado por su propio abuelo hasta el Hospital Piñero. Luego, fue derivado al Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez, donde agonizó durante dos días hasta que murió.