La Plata
Miércoles 22 de marzo de 2017
Facebook Twitter WhatsApp
T 25°H 69%
Caso Natalia Melmann

“Están tratando de reeditar el encubrimiento policial de cuando mataron a mi hija”

Así lo manifestó Gustavo Melmann, padre de Natalia, la joven asesinada por tres policías en la localidad de Miramar en febrero de 2001. A 16 años del hecho, la abogada defensora de los agentes pide la suspensión de la pena y la libertad condicional de los acusados

Fmiliares de Natalia Melmann junto con diversas organizaciones sociales y de derechos humanos se reunieron ayer a la mañana ante las puertas de Fiscalía (7 y 56) exigiendo que los policías abusadores y asesinos de la joven, condenados por un fallo con todas las instancias judiciales, no queden impunes.

Con respecto a la audiencia llevada a cabo en el mencionado recinto, el padre de la víctima, Gustavo Melmann, fue tajante: “Yo creo que hay hasta un criterio de incertidumbre de la Cámara de Casación sobre qué van a hacer, porque no se está ofreciendo una nueva prueba, sino que están tratando de reeditar lo que fue el encubrimiento policial de cuando mataron a mi hija”.

Asimismo, Melmann agregó: “Este tipo de instancias están previstas para cuando aparece una nueva prueba, y surge realmente algo que indica que son otras las personas que la asesinaron. El juicio oral de mi hija duró un mes y medio , tiempo en el cual se presentaron un montón de pruebas científicas que demostraron que estos fueron los autores materiales y que falta procesar y juzgar a dos más, ya que se encontraron restos genéticos de cinco personas en el cuerpo”.

El caso

Natalia fue asesinada el 8 de febrero de 2001, cuando tenía 15 años. Fue hallada lastimada, violada y tirada en un bosque de Miramar, ahorcada con los cordones de sus zapatillas.

Un año después del hecho, el Tribunal Oral Criminal N° 2 de Mar del Plata condenó a prisión perpetua a tres agentes: Ricardo Suárez, Oscar Echenique y Ricardo Anselmini por el delito de “privación ilegítima de la libertad agravada, abuso sexual agravado y homicidio triplemente calificado por ensañamiento, alevosía y en concurso de dos o más personas”.

Por su parte, Patricia Perelló, abogada defensora de los tres exagentes, pidió “la suspensión de ejecución de la pena y la libertad provisional” de los acusados, asegurando que introducirá “nuevas pruebas” que demostrarán “la inexistencia de algunos delitos objeto de la condena”.

Tanto ella como el fiscal general de Casación, Carlos Altuve, tendrán diez días para presentar los alegatos por escrito. Cumplida esa requisitoria, la Sala III revisará los testimonios, las pruebas obrantes en la causa y el planteo de la defensa para que se suspenda la ejecución de la pena.