La Plata
Sábado 27 de mayo de 2017
Facebook Twitter WhatsApp
T 13.5°H 62%

Tragedia de Los Hornos: se negó a declarar la madre del bebé fallecido

Romina Cepeda, señalada como la principal responsable por la muerte de Brian, evitó hacer declaraciones frente al fiscal de la causa y, por lo tanto, seguirá detenida

Romina Cepeda, madre del bebé que murió carbonizado en Los Hornos hace seis días, se negó a declarar ante el fiscal Marcelo Romero ayer al mediodía, por lo cual seguirá detenida por el delito de “abandono de persona seguido de muerte”.

La joven fue arrestada el pasado jueves por efectivos de la DDI y llevada a la Alcaldía de Tribunales Penales, donde actualmente se encuentra alojada hasta que el fiscal requiera su traslado. Todo esto mientas continúa la investigación que la tiene como principal implicada. 

Asimismo, el relato de los testigos del hecho fue clave a la hora de ir recapitulando la causa que tuvo como fatídico desenlace la muerte del pequeño Brian Cepeda, de 1 año. Los investigadores determinaron que el siniestro se inició cuando en la casa descansaban tres menores, que aparentemente estaban solos, esperando la llegada de su madre. Sin embargo, el destino se les presentó de la peor manera. 

Espectador del horror

Durante la tarde del domingo 12 de febrero, Raúl, vecino del lugar, comentó: “Estaba durmiendo y escuché el ruido de los niños que gritaban. Entonces me levanté, pero ya no pude hacer nada. Me traje a los dos chicos (un varón de 3 años y una nena de 7) para mi casa. Pero estamos quebrados, porque el bebé quedó adentro sin poder ser rescatado”.

Con profundo pesar continuó: “Los Bomberos llegaron al lugar, pero no pudieron sacar a tiempo al bebé de entre las llamas. La madre no estaba en el momento del incendio. En el barrio estamos muy tristes”. Los frentistas  manifestaron que la destrucción del inmueble fue total, porque las llamas arrasaron con la construcción de chapa y madera. Desde entonces han iniciado una campaña solidaria para ayudar a reconstruir el lugar.

En relación a esto último, Raúl aseguró: “Me quedé hasta tarde cuidándolos, apareció el padre de los chicos y se los llevó. Tienen que seguir para adelante, no queda otra. Ellos estaban destrozados, pero tenemos que ayudarlos a superar el desastre de la mejor manera”. Para finalizar agregó: “La pérdida humana es irreparable. Lo que sí podemos hacer es aportar para que tengan un nuevo hogar”.