Vuelve el Lobo e inicia la era Chirola

Luego de la extensión del receso, sin Pipo pero con Chirola, renovado y devaluado pero esperanzado, Gimnasia comienza la pretemporada en Estancia Chica.

La situación de Gimnasia no es la más alentadora. Pero en un club donde la crisis se antepuso a la ilusión, y en el que la flamante Comisión Directiva tomó la determinación de sanar la economía para revolucionar el modelo de gestión, llegó la hora de dar vuelta la página e iniciar el 2023 a toda marcha.

Es por ello que, tras acordar la desvinculación de Néstor Gorosito solo por el elevado número de su contrato, se apostó de lleno a uno de los máximos ídolos del club. Sebastián Ariel “Chirola” Romero será el encargado de conducir el barco y estará al frente del equipo en el inicio de la pretemporada que el conjunto albiazul tendrá esta mañana, con exigentes turnos por delante y el objetivo de realizar una pronta puesta a punto de cara a lo que será el debut ante Vélez por la Liga Profesional y la triple competencia, donde también deberán afrontar Copa Argentina y Sudamericana.

En este sentido, como bien es sabido, el Lobo no realizará incorporaciones. Chirola se las arreglará con Durso o Insfrán para el arco, dada la baja de Rodrigo Rey, y apostará a los juveniles del club, más los regresos de los préstamos. Algunos de ellos repescados antes de tiempo debido a la urgencia económica de la institución.

Yendo a lo concreto, no esperan tampoco la presencia de Agustín Cardozo, quien pertenece a Tigre, que dejó en claro que aceptaría otro préstamo siempre y cuando el club abonara una cifra cercana a 200 mil dólares, casi 100 por lo que deben y una cifra similar por la nueva cesión con recargos. En este sentido, el volante debería volver al club de Victoria, que no lo tendrá en cuenta, y en el Lobo podría volver a ganarse consideración el colombiano Harrinson Mancilla, quien termina su préstamo con Sarmiento.

A puro doble turno

Como bien es sabido, el Lobo es de los últimos planteles de la Primera división del fútbol argentino en regresar a los entrenamientos. Es por ello que el cuerpo técnico que encabezará Chirola Romero no quiere perder el tiempo.

En este sentido, El Clásico pudo averiguar que la idea del flamante entrenador será apostar al doble turno. Semanas de exigentes trabajos de cara a la puesta a punto y cada jugador que regresará de sus préstamos luchará por un lugar en el 11 inicial.

Un equipo fortalecido a base de regresos

Como bien es sabido, la economía de Gimnasia jugará un rol muy importante. Incluso los mismos dirigentes del club que confían de lleno en la capacidad de Sebastián Ariel “Chirola” Romero entienden que el 2023 será un año de transición, donde muchos de los juveniles deberán fortalecerse y el cuerpo técnico afianzar la base de un proceso que lleva años de trabajo.

Sin embargo y pese a la imposibilidad, momentánea, de incorporar, en Gimnasia habrá caras nuevas. O mejor, nuevos regresos. Sucede que a las permanencias de Leonardo Morales, Brahian Alemán (quien solo se irá si llega una favorable oferta) y las renovaciones de Nicolás Colazo más la inminente de Cristian Tarragona, en Abasto estarán varios jugadores que regresan de sus préstamos.

En total, habrá 12 nuevos futbolistas entrenando a la par de la Primera. Estos serán el arquero Nelson Insfrán, quien finaliza el préstamo con San Martín de Tucumán; el lateral derecho Bautista Barros Schelotto, del agrado de Chirola y que peleará por la titularidad con Guillermo Enrique; más Tomás Fernández, Palazzo, Bolívar, Comba, Bolívar, Mancilla (quien se quedaría en caso de que el club no pueda renovar el préstamo con Tigre por Cardozo), Castillo, Torres, Napolitano y Cocimano.

Noticias Relacionadas