Agencieros insisten con la reapertura de quinielas

El 20 de marzo, junto con el aislamiento social, preventivo y obligatorio, los 450 salones de juego de la ciudad de La Plata debieron cerrar sus puertas.

Titulares de las agencias de quiniela de la provincia de Buenos Aires continúan reclamando y manifestándose virtualmente para poder reabrir sus comercios.

El 20 de marzo, junto con el aislamiento social, preventivo y obligatorio, los 450 salones de juego de la ciudad de La Plata debieron cerrar sus puertas. A más de dos meses de la cuarentena, los dueños afirman que la situación es insostenible y solicitan al gobernador bonaerense Axel Kicillof que tome cartas en el asunto.

“Si bien no somos un servicio esencial, aportamos a la Provincia la segunda recaudación, después de los impuestos” explicó Guillermo Sobredo, dueño de una agencia de Los Hornos. A su vez, expresó que evalúa un cierre definitivo si la situación persiste.

En el país la crisis golpea a 48.000 agencias, y estimativamente a 150.000 familias. En Buenos Aires hay 4.500 locales de quiniela, con uno o dos empleados, que generan ingresos para 10.000 familias.

Walter Velaz, titular de una agencia de Ringuelet, dijo: “Los clientes juegan igual y apuestan en loterías clandestinas. Acá, tomamos todas las medidas de seguridad y adaptamos los comercios para cumplir con los protocolos establecidos. Necesitamos volver a trabajar”.

Noticias Relacionadas