El Nuevo Mercadito, un barrio abandonado por el municipio

Ante la inacción de la Municipalidad, los vecinos realizan las tareas de mantenimiento del barrio

Desidia total e indignación. En el barrio El Mercadito, en 517 y 116 los vecinos deben treparse y cambiar la luminaria ellos mismos, ya que ni la municipalidad ni los delegados se hacen cargo del mantenimiento.

“Se olvidaron que existimos”, dijo indignada una de las frentistas y agrego: “Les pedimos que por favor que se hagan cargo”.

La operación es peligrosa y los vecinos, que no son especialistas en la materia, deben conseguir los focos y cambiarlos ellos mismos arriesgándose a recibir una descarga eléctrica.