Encadenado y en huelga de hambre hasta que lo dejen volver

“Mi madre tiene 82 años y está muy mal, y yo estoy lejos”, se lamentó.

Daniel Tavormina tomó la decisión de encadenarse a la Embajada Argentina en Sudáfrica para pedir por su repatriación. Junto a su esposa llevan 58 días varados en Pretoria y, como otros 80 compatriotas, esperan volver a la Argentina.

El hombre de 57 años, que además de encadenarse inició una huelga de hambre en la sede diplomática, llegó a Pretoria en compañía de su esposa el pasado 13 de marzo. Tenía previsto estar en Sudáfrica hasta el 27 de ese mes, pero en medio de la estadía el presidente Alberto Fernández decretó el cierre de fronteras y de los aeropuertos argentinos.

Aunque desde Casa Rosada continúan trabajando en la repatriación de los argentinos varados en el exterior, todavía hay cientos con la esperanza de volver.

Tarvomina aseguró: “La empresa Latam programó tres vuelos para traernos de regreso, el 30 de marzo, 1º de abril y el 3 de abril. La aerolínea nos quiso llevar, pero Ezeiza permanecía cerrado y el Gobierno argentino no dejaba entrar ni a extranjeros ni a nacionales. Llevamos 57 días varados, totalmente desprotegidos y sin ayuda de nadie. La situación es insostenible”.