Covid-19: el camino de los contagios baja en la 9 de Julio

Desde el gobierno bonaerense buscan responsabilizar a CABA por el incremento de los casos de coronavirus, pero no planean restringir el acceso ni prohibir los viajes a Capital.

La Provincia busca culpables mirando hacia afuera. Eso puede verse claramente en las declaraciones de sus funcionarios, que justifican el crecimiento de los casos de coronavirus con las personas que deben viajar a CABA.

Así lo hizo el viceministro de Salud Bonaerense, Nicolás Kreplak, quien aseguró: “Independientemente de las salidas recreativas, que tienen un mayor problema epidemiológico, el inconveniente que tenemos cuando uno analiza el aumento de casos en la Provincia es que no se debe a brotes. Ahora vemos que son muy dispersos en muchos distritos, con mucha correlación con el hecho de ir a CABA a trabajar, vender, comprar y luego volver al propio distrito”.

El sanitarista y médico apuntó contra los que cruzan la General Paz: “Esa relación ya hace que tengamos muchos pequeños brotecitos en cada uno de los distritos del conurbano, que pueden generar un brote comunitario. Eso nos preocupa mucho. Creemos que hay que intentar reducir el movimiento”.
En ese sentido, puntualizó que “la intención es evitar que haya tanto flujo de personas, puede ser por la vía de restricción del transporte, pero mi perspectiva es estimular menos el tránsito, se puede estimular menos cuando hay menos actividad económica”.

El funcionario no indicó que se vayan a prohibir los viajes de los bonaerenses a la Capital Federal y sentenció: “Prohibir, de ninguna manera. Mucha gente debe hacerlo de manera esencial: enfermeros, médicos, muchos viven en el conurbano. Lo que intentamos hacer es tener una racionalidad y tener un control más lógico. Están aumentando muchos los casos en estos días y hay que hacer el esfuerzo posible para que esto se reduzca, que volvamos a las fases anteriores”.

Tampoco fue tajante a la hora de decidir si se debe reducir el comercio en CABA y remarcó: “El comercio es el primer paradigma de intercambio de personas. Si uno redujera el comercio, y nos quedamos con más actividades esenciales, podríamos reducir la cantidad de gente. No solo es la ciudad, sino también entre distritos del conurbano, pero en la Provincia no habilitamos comercios que no son esenciales”.

Hasta el momento la Provincia ha podido contener el virus, pero no ha evitado que el número de casos aumente. Si bien está la posibilidad de que muchos sean importados de tierras larretañas, buscar los culpables en quienes bajan la Autopista por la 9 de Julio implica un nivel de autocrítica pobre y mientras tanto, la industria bonaerense se desmorona como un castillo de naipes.