El milagro no llegó: murió la abuela afectada por la explosión en su casa de Parque Saavedra

Había quedado atrapada entre los escombros dentro de un PH ubicado en 16 entre 66 y 67, con el 85% del cuerpo quemado. Su agonía se estiró por casi un día.

Con el 85% del cuerpo quemado y asistencia respiratoria mecánica, era prácticamente un milagro que sobreviva la anciana de 83 años que quedó atrapada dentro de su departamento ubicado en la zona del Parque Saavedra luego de una brutal explosión. Pero el mismo no llegó: la mujer murió durante la mañana de ayer, casi un día exacto después del accidente que conmocionó al barrio.

Antes del deceso de María Rosa, uno de los directores del Policlínico San Martín, donde se encontraba internada en terapia intensiva, había admitido ante este multimedio las pocas esperanzas que había en cuanto a su precario estado de salud: “Ingresó ayer (por el miércoles) traída por el SAME, con el 85% de su superficie corporal quemada, y son quemaduras de gran profundidad”, detalló Martín Recalde, y añadió que el estado de la paciente era muy crítico.

A su vez, el médico cirujano contó: “Tras realizarle las curaciones correspondientes, permanece con asistencia respiratoria mecánica, y la palabra que define su estado actual es agónica. Se encuentra en un sector de la guardia que funciona como terapia intensiva”.

Los dichos del profesional fueron durante las primeras horas de la mañana, y a las 10.10 se produjo el inevitable deceso. Para entonces, los órganos de la víctima, en su totalidad, ya funcionaban de manera deficiente. Hasta ese momento, su evolución había sido inestable y siempre permaneció medicada con el fin de que pudiera seguir respirando. Sin embargo, desde el comienzo su estado general fue agónico, con pronóstico reservado.

Los profesionales de la salud habían comunicado, en su momento, que la jubilada se encontraba oligonúrica, es decir, con un índice de mala perfusión (niveles bajos de oxígeno) en los órganos de todos sus sistemas.

El hecho

Como este medio informó en exclusiva, todo se produjo en el departamento ubicado en el fondo de un PH de calles 16 entre 66 y 67, alrededor de las 10.30 del miércoles. Aparentemente por una fuga de gas, ya que se cree que María Rosa dejó por olvido al menos una hornalla de la cocina encendida, se produjo una terrible explosión, que derrumbó parte del mobiliario y dejó inestables paredes y techo. Incluso, algunos escombros llegaron hasta las casas vecinas.

Pronto se acercaron al lugar policías, bomberos y una ambulancia. Los primeros procuraron sacar cuanto antes a la mujer del interior, ya que había quedado atrapada y no podía salir. Tras un arduo trabajo, la rescataron y fue trasladada al nosocomio, donde falleció.

La explosión fue tan violenta que los lugareños salieron de inmediato de sus hogares para ver lo que había pasado, ya que además del estallido en sí, sintieron una potente vibración en el piso.