Se lo comió el personaje: era policía, hizo de ladrón en una ficción y terminó preso por extorsión

El insólito suceso tiene como protagonista a un exagente de la Fuerza platense, que participó de Un gallo para Esculapio. Llegó a ser jefe de calle de la comisaría Décima.

En un abrir y cerrar de ojos, la carrera de un agente policial platense llegó a su fin meses después de haber estado en la cresta de la ola. Participó de un reconocido y premiado programa de televisión abierta, por el que ganó un Martín Fierro. Pero ahora terminó preso por extorsión y expulsado de la cúpula.

La historia, que bien pudo haber sido obra de ocurrentes guionistas, tiene como protagonista a Osvaldo Gómez, más conocido como “Chucky” dentro de la Policía. El hombre de 41 años llegó a ser jefe de calle de la comisaría Décima de City Bell y después recaló en la Sexta de Tolosa cuando al titular también lo pasaron para allí.

“Estando en la Sexta participó de un allanamiento ilegal en Villa Elisa y a partir de ese momento, tras una investigación, fue cesanteado de su puesto”, le contó a Trama Urbana un reconocido vocero.

Sin dudarlo, el uniformado participó del casting para ingresar a la serie Un gallo para Esculapio y no solo quedó, sino que le dieron un llamativo papel. Teniendo en cuenta su vocación, debía interpretar al “Melli Ricardo”, que era parte de una banda de piratas del asfalto. A la producción televisiva le fue tan bien que acaparó la atención de millones de argentinos y también fue aclamada por la crítica, que le otorgó un Martín Fierro en 2018.

La vida de Gómez parecía ir en ascenso, pese a su castigo en la Policía, aunque entonces todo cambió. Al finalizar las grabaciones, lo denunciaron en más de una ocasión por casos de corrupción, lo que llevó a actuar a la Auditoría General de Asuntos Internos. Sus detectives, tras una pesquisa, lo separaron de la Fuerza.

Del cielo al infierno

Ahora, Chucky volvió a ser noticia el pasado jueves, cuando fue arrestado junto a un agente municipal de 45 años de larga trayectoria en la Comuna. Se los acusa de extorsionar de manera recurrente al dueño de un hotel alojamiento del barrio de San Carlos llamado El Nogal, tal como este diario informó en su edición del viernes.

“Ambos se hacían pasar por inspectores y le exigían al dueño tanto dinero en efectivo para no clausurarle el lugar o bien habilitarlo si ya estaba clausurado, como vouchers para usar las instalaciones”, comentó una fuente.

Cansada de los aprietes, la víctima radicó la denuncia y comenzó a trabajar en la misma personal de la DDI La Plata. Se determinó que el hotel, ubicado en 531 entre 132 y 133, estaba cerrado desde noviembre debido a la pandemia del coronavirus.

Además, el damnificado relató que un agente de la Municipalidad le dijo que se quedara tranquilo, que todo se podía arreglar a cambio de $50.000 y vouchers. Le entregó los $20.000 que tenía y los otros dos le advirtieron que más adelante pasarían por el resto del efectivo.
Ya en este 2021, los implicados regresaron al sitio y se fueron nuevamente con $20.000, aclarando que luego volverían para recibir el mismo monto.

Seguir leyendo...

Con la exposición judicial presentada, los detectives de la DDI se hicieron presentes el jueves a las 14 en El Nogal de manera encubierta, ya que sabían que irían a buscar más plata. Detectaron a los sospechosos a las 15.40 y los persiguieron. Los alcanzaron en 25 entre 35 y 36. En su poder tenían el dinero que les había dado la víctima, que previamente había sido marcado.
La plata fue incautada al igual que el Peugeot 208 en el que iban los involucrados, otros $7.470, dos celulares, una manopla y un anotador que registraba direcciones de comercios con varios montos de dinero.

Noticias Relacionadas