HOY EN URUGUAY

“Tenemos la esperanza de que en 45 o 50 días esto logre parar”

Diario Hoy dialogó en exclusiva con el ministro de Turismo de Uruguay, Germán Cardoso, quien afirmó que esperan que la curva de contagios en la región disminuya para comenzar a planificar la temporada de verano.

A pocos días de cumplirse seis meses de la detección del primer caso de Covid-19, Uruguay se planteó trabajar en acelerar la llegada de turistas de la Unión Europea. Germán Cardoso, a cargo de la cartera de Turismo, le dijo a diario Hoy que aún la fecha no está confirmada y que están atentos a los casos de rebrotes que se están dando del otro lado del continente.

Además, en relación a la Argentina, el ministro se refirió a la idea de un “destino regional” para que los extranjeros pueden recorrer ambos países y obtener beneficios mutuos.

—Se conoció la noticia de la apertura a países de la Unión Europea, ¿cómo se tomó esa decisión?
—Uruguay tiene un decreto vigente para todos los países. Permite el ingreso de uruguayos que se encuentran por el mundo, de extranjeros con residencia legal o fiscal en el Uruguay o de extranjeros que, sin tener residencia fiscal o legal, prueben intereses económicos o laborales.
Si vamos puntualmente a la situación con Europa, hoy tenemos cinco frecuencias semanales aéreas, a partir de la decisión que tomó la Unión Europea de elegir a Uruguay como el único país de toda América Latina con el cual reconectar aéreamente.
Estuvimos analizando con el presidente la situación con Europa y, ante un planteo nuestro, entendemos que tanto los uruguayos como los europeos, con residencia o sin ella, pero con intereses económicos, vienen a Uruguay desde los mismos lugares, andan en los mismos medios de transporte, frecuentan los mismos ámbitos que los europeos que quieren arribar como turistas. Por eso, todas esas personas tienen que hacerse un hisopado 72 horas antes, y si no lo tienen se les hace acá. Después, van a cuarentena de siete días y se les repite el hisopado.
También acordamos que la situación es revisable en cualquier momento, que vamos a avanzar todo lo que podamos, pero se va a retroceder lo que sea necesario. Estamos analizando el camino, no fijamos la fecha y es revisable de acuerdo a los cambios que se den en los diferentes lugares del mundo en cuanto a la pandemia.

Seguir leyendo...

—¿Cómo evolucionó el turismo interno y qué resultados obtuvo en este tiempo?
—Desde la semana siguiente a la emergencia sanitaria convocamos a la Cámara Uruguaya de Turismo. Entendíamos que desde el sector público debíamos ponernos a trabajar codo a codo con el sector privado. La Cámara Uruguaya de Turismo es donde están representadas las principales gremiales de turismo del país y tomamos esa decisión por dos razones. Primero para ordenar un poco, porque había una gran ansiedad y confusión, comercios que individualmente querían elaborar sus propios protocolos. Y segundo, para recuperar la confianza, la gente después de una pandemia iba tener miedo.
El fin de semana pasado fue casualmente uno largo y tradicional en el Uruguay, por el feriado del 24 de agosto. Son días en los que mayor movilidad interna hay en todo el año. Fue récord. Acá lo denominamos Noche de la Nostalgia, culturalmente hay muchas fiestas, eventos, cenas con baile. No se permitieron las cenas y bailes, pero igualmente esto no impidió que hubiera una gran movilidad turística sometida a los protocolos que tenemos vigentes.
Tuvimos, por ejemplo, en los parques termales que interrumpir el ingreso de personas porque se llegó en varias oportunidades al máximo. La ocupación de hoteles fue excelente. Colonia tuvo altísimos valores de ocupación hotelera y gastronómica. El departamento de Maldonado tuvo notoria presencia de turistas. Fue un fin de semana de gran movilidad turística.

—Cuando ud. asumió, habló de trabajar en conjunto en la región. Todo cambió con la pandemia, pero ¿cómo es la relación con su par de Argentina y de los países del Mercosur?
—Excelente. Tenemos diálogo fluido. Con los ministros del Mercosur, particularmente con Matías Lammens en Argentina, el diálogo es muy bueno y obviamente que los dos tenemos muchas ganas de hacer cosas juntos una vez que esto pase. Existía una idea de salir a buscar corrientes turísticas del mundo que no tenían a América Latina en el radar como región. Como cuando uno va desde Uruguay o de Argentina a Europa. Es muy difícil que una familia que va a vacacionar vaya a Europa solamente a un país o a una ciudad, por lo general se aprovecha la oportunidad de un vuelo largo y se recorren tres, cuatro, cinco países. La idea, un poco, es presentarnos como un destino regional, cada cual tiene sus potencialidades y características para ofrecer. Me parece que generaríamos una mayor cantidad de oportunidades para todos.

—¿Cómo imagina el verano en los diferentes puntos tradicionales de Uruguay como Punta del Este, La Pedrera, Punta del Diablo, lugares muy visitados por argentinos?
—Estamos muy preocupados por la situación que se está viviendo, con lo que tiene que ver con la pandemia, tanto en Argentina como en Brasil. Lo decimos con preocupación y con tristeza porque no es lo que deseamos. Tenemos la esperanza y la expectativa de que en 45 o 50 días esto logre parar, porque nosotros tenemos la experiencia de mirar a Europa y ver que cuando se dispararon las curvas de crecimiento de expansión del virus duró 60, 65 días. En la región ya lleva más días, y ojalá esto pueda achatarse y controlarse. Nosotros tenemos la expectativa de que en octubre podamos realizar una evaluación de la situación sanitaria y de la región para planificar, en base a eso, nuestra temporada de sol y playa.

Noticias Relacionadas