Alberto Fernández abrió el año legislativo

El Presidente de la Nación abrió las sesiones ordinarias del Congreso de la Nación. Dio un duro discurso, en el que destacó el esfuerzo en la pandemia y adelantó que investigará la deuda que contrajo el gobierno anterior con el FMI y con acreedores privados.

En un discurso que duró casi 2 horas, el presidente Alberto Fernández dio por iniciado el año legislativo ayer al mediodía en el Congreso de la Nación. Sentado junto al presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, a su derecha, y la vicepresidenta de la Nación y presidenta del Senado, Cristina Fernández de Kirchner, a su izquierda, Fernández hizo su exposición comparándose con la herencia macrista y haciendo hincapié en cómo el gobierno gestionó la pandemia.

Sin embargo, el anuncio más relevante (aunque sin demasiadas explicaciones del cómo) fue que se buscará identificar a los autores y partícipes del endeudamiento asumido durante el gobierno de Mauricio Macri, por unos US$55.000 millones.

La pandemia de coronavirus

El Presidente comenzó su discurso haciendo referencia a las medidas que impulsó el Gobierno para luchar contra la pandemia que llegó al país en marzo del año pasado.

“Hace un año vine a este Honorable Congreso de la Nación para hablar frente a ustedes y frente a todo el pueblo argentino. Aquel día, como hoy también, traía la voluntad inquebrantable de poner de pie un país que había quedado de rodillas y sumido en el pozo de la desigualdad y la pobreza por las políticas que en los años previos se habían practicado”, dijo el Presidente al iniciar el acto y agregó: “Solo diez días después de aquel discurso, la Organización Mundial de la Salud declaró la pandemia del Covid-19”.

Alberto destacó sobre esta situación que “la Argentina pertenece a los numerosos países donde los gobiernos hicieron todo lo que estaba a su al­cance para mitigar la enfermedad y la muerte”.

“Con el trabajo de la sociedad, de diversas organizaciones e instituciones y del Estado en todos sus niveles, hemos tenido un logro in­menso en 2020: evitamos que saturara el sistema de salud. Gracias a ese trabajo colectivo cada persona que lo necesitó tuvo atención sanitaria”, afirmó.

Luego se puso todo el Congreso de pie para aplaudir el reconocimiento de todo el esfuerzo que realizó el pueblo argentino. “Les pido un aplauso en reconocimiento a todo el país”, bramó Alberto.

“He sufrido con cada fallecimiento, quienes perdieron la vida nunca fueron un número”, reconoció y detalló las facilidades que brindó el Go­bierno: “Paleamos los efectos económicos de la pandemia” y “suspendimos los cortes de servicio por falta de pago” . Además, destacó el ATP y los créditos a tasa 0. “El 90% de los empleadores tuvo asistencia y decretamos la creación del IFE”. “Reforzamos la asignación universa”, añadió.

Luego, Alberto se refirió a la puesta en marcha del Plan Argentina contra el hambre y el aumento de haberes de jubilados.

Seguir leyendo...

Reconoció que aumentó la pobreza al 40%, pero afirmó: “Es una situación  que vamos a revertir” y lo comparó con el crecimiento de la pobreza entre 2017 y 2019

Respecto a la pandemia finalizó: “Somos conscientes de que la batalla no terminó. Insisto que el problema no está resuelto. Nos hemos cuidado y nos tenemos que seguir cuidando colectivamente” ya que hubo segundas y terceras olas en otros países del mundo.

“El Poder Judicial está en crisis”

El Presidente Alberto Fernández aseguró que el Judicial es el “único poder que parece vivir en los márgenes de la  democracia” y está “en crisis”, a la vez que anunció que propondrá a los gobernadores de las pro­vincias la creación de un Tribunal Federal de Garantías que aborde “exclusivamente cuestiones de arbitrariedad” para evitar manejos dis­crecionales por parte de la Corte Suprema. Además, cuestionó los “privilegios” del Poder Judicial.

Pidió que se apruebe la Reforma Judicial sancionada por el Senado, la modificación de la ley del Ministerio Público para designar el procurador general de la Nación, y anunció un conjunto de proyectos sobre recurso extraordinario ante la Corte Suprema, juicios por jurados y Consejo de la Magistratura.

La ley de Ganancias

Fernández les pidió a diputados y senadores que aceleren la sanción del proyecto de reforma al impuesto a las Ganancias, impulsado desde el oficialismo en base a una iniciativa presentada por el presidente de la Cámara baja, Sergio Massa.

“Quiero pedirle a este Honorable cuerpo legislativo que apure el tratamiento de la ley que facilita la reducción del impuesto a las ganancias en los salarios. Si lo hacemos, más de un millón doscientos mil argentinos quedarán liberados de pagar ese tributo”.

La deuda y el macrismo

Por último, el tema más importante fue que Fernández anunció que impulsará una “querella criminal” para “determinar quiénes han sido los autores y partícipes de la mayor administración fraudulenta y de la mayor malversación de caudales que nuestra memoria registra”, en alusión al alto nivel de endeudamiento que contrajo la administración de Mauricio Macri con el FMI.

“Para que pongamos fin a las aventuras de hipotecar al país, es necesario que endeudarse no sea gratis y que los responsables rindan cuentas de sus actos y dejen de circular impunes dando clases de economía en el país y en el mundo”, expresó Fernández.

“He instruido a las autoridades pertinentes para que formalmente inicien querella criminal tendiente a determinar quiénes han sido los autores y partícipes de la mayor administración fraudulenta y de la mayor malversación de caudales que nuestra memoria registra”, agregó el jefe del Estado. “Endeudar al país de ese modo, permitir que los recursos que ingresaron solo hayan posibilitado la más asombrosa fuga de divisas que nuestra historia registra y que la toma de semejante crédito haya sido re­suelta entre gallos y medianoche, sin intervenciones jurídicas y técnicas previas, con total irresponsabilidad y a espaldas de este Congreso Nacional, no puede ser visto de otro modo que no sea una administración fraudulenta y una malversación de caudales públicos”.

El acuerdo con el FMI puede esperar

“No queremos apresurarnos. Apu­ro por acordar tienen los pícaros de siempre. Nuestro gobierno, el único apuro que tiene es el de poner de pie a la producción y al trabajo para poder mejorar la situación de millones de familias argentinas que han quedado sumidas en el pozo de la pobreza”, Fernández enfatizó que las negociaciones con el Fondo Monetario Internacional “seguirán adelante en un marco de respeto y tratando de arribar a buen puerto; el diálogo ha sido hasta aquí muy constructivo. Hemos recibido muestras de apoyo tanto de la comunidad internacional como de los miembros del G-20”, concluyó.

Noticias Relacionadas