Golpe al bolsillo: otro aumento a la telefonía móvil

Movistar y Personal anunciaron un nuevo incremento por sus servicios. Será de un 25% y acumula más de un 30% en lo que va del año. Denuncian que no hay motivos para el alza y que falta regulación desde el Estado. Los usuarios desprotegidos e indefensos

A pesar de que la telefonía móvil lidera el ranking de reclamos en Argentina por deficiencias en los servicios, las empresas Movistar y Personal anunciaron ayer que aplicarán un nuevo aumento de precio, por lo que en algunos casos el incremento llegará a un 30 por ciento en lo que va del año.

Las primeras empresas en aplicar los aumentos serán Movistar en junio y Personal, que lo hará a fines de julio. Claro es la única que aún no tiene fecha para la segunda suba del año, aunque informaron que no lo tiene previsto al menos por los próximos 60 días.

Desde organizaciones de defensa de los consumidores advirtieron que es imperioso que el Congreso tome cartas en el asunto y declarar a la telefonía móvil como un servicio público, para así poder regular desde el Estado las subas de precios injustificadas.

Sobre el servicio de telefonía móvil es de lo que más se queja la gente en todo el país. “En toda jurisdicción donde hay estadísticas de reclamo en el tope está la telefonía móvil”, afirmaron desde Unión de Consumidores.

Movistar incrementará sus precios por etapas. A partir del martes 2 de junio, los planes costarán un 18% más, el valor del minuto subirá de $4,15 a $4,60 (10,8%), al igual que el servicio de internet móvil por día, cuyo valor se pasará de $3,30 a $3,90, aunque incluirá paquetes de 50 megas en lugar de 15 MB. De todas formas seguirá vigente el Plan Prepago Nacional, a un valor de $3. También elevará en un 11% el valor de los segundos, a $ 0,0767, y los SMS, que valían $0,99, a $1,10 cada uno.

Por su parte, Personal aumentará las tarifas desde el 29 de julio y alcanzarán el 25%. Los planes con abono fijo y factura subirán un 13% en promedio. El abono de $145 al mes, por ejemplo, ahora costará $165 (13,8% más), el plan de $360 se irá a $410 (13,9%), y el de $420 pasará a $500 (19%). Además, la mitad de los planes con tarjeta tendrán subas del 5,6% en las llamadas.

Es la segunda suba que impone Personal en el año, ya que en febrero los precios crecieron un 14% para planes prepagos y pospagos. Así, muchos pasarán a pagar hasta un 30% más de lo que lo hacían en enero.

Aumento injustificado

El presidente de la Unión de Consumidores, Fernando Blanco Muiño, en diálogo con Hoy explicó que “lo primero que hay que aclarar es que es un aumento de precios, porque la telefonía móvil al no ser un servicio público está absolutamente desregulada a diferencia de los otros servicios en donde pagamos una tarifa, acá pagamos un precio que fijan las empresas”.

Seguir leyendo...

“Es la segunda vez en el año que resuelven subir el precio, que en este caso llegan en cada plan hasta en un 20% y si consideramos ambos estamos cerca del 30% en lo que va del año. Por lo que ya estamos en lo que se espera sea la inflación anual y todavía faltan siete meses para terminar el 2015, y aún no se cerraron paritarias”, agregó Blanco Muiño.

El titular de Unión de Consumidores denunció que “no hay un correlato entre el aumento del precio con la calidad del servicio. Al contrario, cada vez más es más caro y es peor la calidad del servicio que se recibe, con lo cual no hay razones para justificar un aumento de estas características”.

Blanco Muiño detalló que “las empresas tienen que presentar ante la Comisión Nacional de Comunicaciones (CNC) los nuevos precios para cada plan vigente. Ellos fundamentan los incrementos por el adelanto tecnológico y los mayores costos, pero esa explicación que están dando es que con esto garantizan una mejor calidad de servicio. Pero la verdad es que las empresas en ningún caso mejoraron la calidad, por el contrario el nivel de reclamo sigue muy alto y los estudios estadísticos sobre telefonía indican móvil los motivos de las quejas se mantienen”.

La ausencia de legislación beneficia a las empresas concentradas

Con esta seguidilla de aumentos indiscriminados y decididos de manera unilateral por las empresas telefónicas, habrá que analizar cuáles son las reales razones por las que no se legisla al respecto.

Hace falta que el Congreso sancione una ley que declare a la telefonía móvil como servicio público. No podemos seguir sosteniendo este sistema donde las empresas hacen lo que quieren sin ningún tipo de control y con la paradoja de que tenemos a la telefonía fija como servicio público y a la móvil no.

Los celulares dejaron de ser un bien suntuario como era hace 20 años. Hoy por hoy ya tiene que ver con la cotidianeidad, con la vida de la familia, con el trabajo, con la seguridad. Entonces no hay ningún argumento que sirva para sostener que no se puede declarar servicio público a la comunicación mediante aparatos móviles.

Cabe destacar que la telefonía móvil es un mercado muy concentrado porque solo tres empresas brindan el servicio. De esas tres empresas, dos son del mismo dueño internacionalmente. Esto disminuye las condiciones de competencia, pero lamentablemente está aceptado en la Argentina. Y eso permite que cada vez sea peor el servicio y aumenten los precios sin límites.

Cayeron un 11,6% los  mensajes de texto

De acuerdo a datos del INDEC difundidos ayer, durante el primer cuatrimestre de 2015, el sector telefónico redujo su ritmo de expansión a 2,5 por ciento, cuando un año atrás era tres veces superior a raíz de la fuerte expansión del sistema móvil.

De acuerdo con la información oficial, en abril existían 62.544.000 celulares, y  los mensajes de texto cayeron 11,6 por ciento. En tanto, las llamadas urbanas se redujeron 13,5 por ciento, mientras que las interurbanas 0,4 por ciento.