Las bajas temperaturas se vienen con un nuevo tarifazo

El invierno llegará con golpes fuertes al bolsillo de los consumidores, que se suman a las subas en distintos rubros. “No sólo habrá quita de subsidios, sino también aumentos en las tarifas”, indicaron a Hoy desde organismos de defensa del consumidor

A días de que empiecen a llegar las nuevas boletas con los aumentos en el servicio de gas, que coincidirían con bajas en la temperatura (se espera que el tiempo cálido termine la próxima semana), la preocupación de los consumidores va en aumento. La principal señal de alarma está centrada en cómo afrontar una prestación que va camino a encarecerse de forma sensible y que esquilmará aún más las economías de las familias argentinas.

En este contexto, la suba tarifaria contemplada en el gas se suma a otros golpes al bolsillo. Por ejemplo, los que propinaron los incrementos en los combustibles con aumentos recientes del 3,8% en naftas y gasoil (suma más del 28% en lo que va del año); los vuelos de cabotaje y los trenes: el boleto mínimo costará $2 para quienes paguen con la tarjeta del Sistema Único de Boleto Electrónico (SUBE) y $6 para quienes paguen en efectivo.

“En principio la primera factura va a ser la comprobación de cuánto efectivamente habrá aumentado el gas, porque el Gobierno pretende hablar de quita de subsidios y nosotros lo que venimos sosteniendo es que no sólo habrá quita de subsidios, sino también aumentos en las tarifas”, aseguró a Hoy el titular de la Unión de Consumidores de la Argentina (UCA), Fernando Blanco Muiño. Y remarcó: “Si efectivamente se confirma lo que nosotros hemos visto, indudablemente va a haber un aumento muy fuerte que se acentuará en los meses de invierno y dejará de ser sólo una quita de subsidios como dice el Gobierno”.

Un servicio deficiente

Seguir leyendo...

Lo cierto es que, en el caso del gas, se estiman incrementos de hasta el 280% en las boletas de Camuzzi, la empresa encargada de suministrar el servicio a toda la región y que todavía está en la mira por la deficiente prestación.

“Hay dos cosas: si se confirma que es sólo quita de subsidios, esto implica que el Estado deja de poner dinero en el servicio público del gas. Ahora, si se confirma el aumento de tarifas, eso va a las empresas. Y la que va a percibir mayores fondos es la empresa prestadora, por eso, lo menos que esperamos es que esta mayor cantidad de ingresos signifique tener un mejor servicio”, explicó en este sentido el presidente de la UCA a nuestro diario.

Según Blanco Muiño, “esos fondos tienen que ir para mejorar la red, mejorar la calidad del servicio y garantizar la garrafa social en una época del año en donde el frío va a ser la nota central”.

Por último, el representante de la organización de defensa de los derechos del consumidor destacó que “también hay una responsabilidad, tanto del Gobierno como de las organizaciones de defensa de los consumidores, de concientizar a la gente de que entramos en una nueva etapa en la relación con el consumo de los servicios públicos domiciliarios”.

“Hay que trabajar en una campaña muy fuerte de consumo responsable, hemos venido de una década de derroche porque era muy barato y esto va a ir cambiando necesariamente. Hace falta educar al consumidor en el ahorro y el consumo responsable”, concluyó.

Los precios de las verduras siguen subiendo sin freno

Al igual que los servicios públicos, la canasta básica de alimentos continúa experimentando importantes incrementos mes a mes.

En este marco, el representante legal de la ONG Consumidores Libres, Héctor Polino, informó que -según un relevamiento efectuado por la entidad en supermercados y negocios minoristas- el precio de la canasta de 38 productos de consumo básico tuvo un aumento del 2,97% por ciento durante el mes de abril. Asimismo, desde el primero de enero, la suma acumulada es del 14,60%.

Curiosamente, las principales subas se registraron en lo que corresponde a frutas y verduras, siendo la naranja por kilo (15,38%), la papa (11,64%), el tomate perita (7,59%), el zapallo anco por kilo (6,90%), la docena de doce huevos de color (6,75%) y la banana (6,17%) los alimentos que más se encarecieron.
Mientras tanto, otros productos necesarios para el hogar como el aceite girasol de 1,5 litros, el detergente y el paquete de café de 250 gramos se elevaron un 5,00%, 4,30% y 4,26%, respectivamente.