Máxima tensión dentro del country Grand Bell

Una mujer fue denunciada por agredir junto a dos de sus hijos a su exesposo dentro del barrio cerrado.

Tuvo que pasar un mes para que la Justicia penal platense dictamine una restricción de acercamiento para una mujer que fue denunciada por agredir junto a dos de sus hijos a su exesposo dentro del barrio cerrado Gran Bell.

El divorcio entre los causantes se tornó violento y signado por muchas discusiones. Las peleas que se tornaron cada vez más asiduas por un hecho clave: ambos viven en el mismo predio, el mencionado country ubicado en City Bell.

Hace un mes, la tranquilidad del lugar se vio alterada cuando la mujer se acercó a la propiedad de su ex, un médico, acompañada por sus hijos mayores, frutos de otra relación –un rugbier, al que los implicados criaron juntos, y una mujer-. El tema a debatir era la división de bienes conyugales, pese a que ya tienen un acuerdo en el fuero de Familia.

Ingresaron a la finca y en un momento dado el clima se fue tornando cada vez más áspero, hasta que uno de los jóvenes arremetió a golpes contra el dueño del lugar. La paliza fue de tal magnitud que la víctima debió recibir luego asistencia médica, ya que presentó fractura de tabique, además de otras magulladuras en la cara. Antes de irse, los agresores, que también atacaron a la actual esposa del hombre, dañaron también el auto del damnificado.

Las víctimas radicaron la denuncia y solicitaron a través de sus abogados una restricción de acercamiento para con los agresores. La medida se resolvió ayer, luego de que el Juzgado de Garantías 2 de La Plata les diera el visto bueno.

De esta manera, los tres responsables del incidente no podrán acercarse a los damnificados. Y serán juzgados por otros dos delitos: lesiones graves y daño.