La Plata
Viernes 23 de junio de 2017
Facebook Twitter WhatsApp
T 22°H 68%
Comedor Universitario

UNLP: analizan alternativas para alumnos celíacos

El Consejo Superior recibió dos proyectos que buscan incorporar menús libres de gluten. Las opciones contemplan la construcción de una cocina exclusiva, o bien la contratación de un servicio que pueda garantizar alimentos aptos para los estudiantes que padecen esta enfermedad

Durante la primera sesión del año del Consejo Superior de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP), realizada ayer en el Rectorado de calle 7 entre 47 y 48, se pusieron a consideración dos proyectos que buscan incorporar un menú libre de gluten en el Comedor Universitario. Las dos propuestas, una presentada por la Federación Universitaria de La Plata (FULP) y la otra por la agrupación estudiantil Franja Morada, consideran que bajo ningún punto de vista la celiaquía puede ser un impedimento para que un estudiante, docente o no docente pueda desenvolverse con total normalidad en su vida universitaria. 

Para poder llevar adelante esta tarea, los proyectos contemplan, entre otros ítems, la construcción de una cocina apta para la producción, manufactura y distribución de alimentos libres de gluten, destinando su uso únicamente a la elaboración de productos sin trigo, avena, cebada, y centeno (TACC). 

Comprendiendo que las obras pueden llevar un tiempo considerable, o en caso de no ser viable la construcción de la cocina exclusiva, el “Proyecto Celíacos UNLP”, presentado por Franja Morada, contempla un convenio entre la UNLP y comercios gastronómicos para la elaboración, distribución y entrega de viandas sin TACC herméticamente cerradas, teniendo este ticket  el mismo valor que el del resto de los estudiantes, que hoy cuesta $15 diarios.

Al respecto, el titular del Comedor Universitario, Bruno Carullo, expresó: “Nos preocupa y nos estamos ocupando para darle una respuesta lo antes posible a los chicos celíacos. La problemática requiere una concientización del personal que manipula los alimentos y estamos evaluando la idea de contratar un servicio o bien la construcción de otra cocina”.   

Además, contemplando que nuestra ciudad es sede de la Asociación Nacional de Celiaquía, los proyectos sugieren realizar periódicamente charlas informativas sobre la enfermedad, alcance, diagnóstico y tratamientos, así como elaborar un relevamiento para tener un dato exacto de la cantidad de estudiantes, docentes, y no docentes celíacos que se encuentran en la UNLP. Actualmente se estima que existen cerca de 1.200 alumnos ya diagnosticados y otros tantos que todavía desconocen su condición. 

La celiaquía es una intolerancia genética a un conjunto de proteínas presentes en el trigo, la avena, la cebada y el centeno. Al ingerir alimentos que los contienen, los celíacos sufren vómitos, diarrea o malestar intestinal. También pueden llegar a sufrir desnutrición, experimentar cansancio crónico y desarrollar anemia, entre otras afecciones.  

Según pudo saber este medio, las dos propuestas serán giradas a la comisión de Bienestar Estudiantil para que se defina un dictamen que las unifique. De esta manera, la UNLP pretende adecuarse a la Ley Nacional de Celiaquía, cuya última modificación, de octubre de 2015, establece la obligación a comedores de instituciones de enseñanza a “ofrecer al menos una opción de alimentos o un menú libre de gluten, que cumpla con las condiciones de manufactura y los requerimientos nutricionales por porción certificados por la autoridad de aplicación”.

Otros temas tratados durante la sesión de ayer

El primer informe del año del Consejo Superior de la Universidad incluyó además un homenaje y reconocimiento por el 40º aniversario de Madres de Plaza de Mayo y aprobó también la propuesta elevada para otorgar el título de doctor honoris causa al doctor Joan Oleza Simó, historiador y crítico literario español.

Además, los consejeros que representan a todos los claustros de la institución aprobaron una declaración de repudio por el accionar policial en la Facultad de Ciencias Agrarias de la Universidad Nacional de Jujuy y en otro hecho similar que se vivió en la Universidad Nacional del Comahue, en la provincia de Neuquén. 

Finalmente, los consejeros aprobaron la creación de la cátedra libre “Pensamiento y Políticas Públicas para la Provincia de Buenos Aires”, designando al licenciado Mauro Solano como su director.