La Plata
Jueves 27 de julio de 2017
Facebook Twitter WhatsApp
T 20°H 72%
Posibles irregularidades en la Fiscalía 4 de La Plata

El secretario de Cartasegna se despegó de las acusaciones

El exsecretario de Fernando Cartasegna, Leandro Milone, se despegó de las imputaciones que le realizó el fiscal Alvaro Garganta, en el marco de la causa que investiga posibles irregularidades en la Fiscalía 4 de La Plata. Patrocinado por los abogados Alfredo Gascón y Miguel Molina, el letrado presentó una declaración espontánea donde comentó que fue asignado como secretario de la UFI 4 en marzo de 2011, y a partir de la cantidad de causas y temas que fue absorviendo esa unidad fiscalía, en diciembre de 2014, Cartasegna la dividió en tres gabinetes: Trata de Personas, pedofilia, y una tercera que quedaba a cargo del secretario.

“En mi caso, solo intervenía en la unidad instructora de las causas que no estaban destinadas a los gabinetes temáticos y no cargaba efectos relativos a la pedofilia ni a delitos conexos con la trata de personas. La responsabilidad de inventariar efectos (armas y dinero) está en la cabeza del fiscal y la custodia administrativa a cargo de la Secretaría”, señaló el abogado, según el escrito al que accedió diario Hoy.

Sobre los elementos que tenía a su cargo, Milone comentó que “se guardaban en armarios, que se encontraban en un pasillo común de la fiscalía identificados con un número arábigo del 1 al 4. En su interior, cada armario contenía cajas con números romanos, adonde se colocaban los efectos, sin rotular los estantes”.

Al letrado se le imputa, además, haber sustraído un celular LG y uno Nextel entre marzo y mayo de 2017, ante lo cual expresó que “nunca tuve esos efectos en mi poder, ni bajo mi custodia y, mucho menos, los sustraje”, a la vez que aclaró que tampoco tuvo a su cargo otros diez celulares cuyas desapariciones se le adjudican.

Otro de los cargos que afronta el secretario es por un faltante de $24.404 que se encontraban dentro de un sobre en el armario del despacho del fiscal y sin ninguna inscripción que identificara a qué causa correspondía. Milone explicó que “no hay IPP vinculada, por lo que bien pudo haber sido el propio fiscal” quien se llevó el dinero.

Al secretario, además, Garganta lo acusó por haber sustraído 27.000 pesos, tres celulares de distintas marcas, marihuana y cocaína junto con un plástico rojo que estaban en un armario. En su descargo, el letrado dijo que estas últimas cosas fueron derivadas a la Ayudantía de Estupefacientes.

“El armario (de su despacho) era utilizado exclusivamente por Cartasegna, y todo lo que estaba allí le pertenecía al fiscal y eran sus bienes personales, agregando que él colocaba transitoriamente ahí los efectos de las causas”, explicó Milone. Una vez que Garganta fije una nueva fecha para indagarlo, Milone deberá ampliar su declaración y contestar preguntas sobre las supuestas irregularidades que se lo imputan.