La Plata
Sábado 29 de abril de 2017
Facebook Twitter WhatsApp
T 20.5°H 56%

Baleado por una bici: los cacos siguen prófugos

La familia de la víctima se mostró muy ofuscada con la Policía, que no logra hallar a los autores “ni puede dar respuestas”. El joven continúa en estado crítico luego de haber sido sometido a dos intervenciones quirúrgicas 

Pablo José Berón sigue luchando por su vida en el Hospital Italiano, donde se encuentra internado luego de haber recibido un disparo por la espalda que le afectó un pulmón y el corazón durante un robo que tuvo lugar en San Carlos. Mientras su familia espera una mejora en su delicado estado, la Justicia platense intenta dar con los responsables del hecho, que se dieron a la fuga con la bicicleta de la víctima y hasta el cierre de esta edición nada se sabía de ellos.

Lo último que se supo de la salud del hombre de 33 años es que continúa en estado crítico ya que el proyectil impactó en uno de los pulmones y le rozó el corazón. Debió ser intervenido quirúrgicamente, aunque necesitó ser operado dos veces debido a las serias lesiones padecidas que le generaron un neumotórax. 

De hecho, la madre del muchacho aportó un dato estremecedor: “Mi hijo estuvo a punto de morir desangrado. Perdió el 60 por ciento de la sangre de su cuerpo y por eso tuvimos que firmar una autorización para que le pudieran realizar una transfusión”. Gracias al rápido accionar médico es que Berón continúa peleando.

Acerca de sus atacantes, no se sabe nada hasta el momento y es por eso que la familia del hombre se encuentra verdaderamente ofuscada. “Estamos muy enojados con la Policía porque no puede dar respuestas. Vienen a ver la evolución de Pablo solo para que no se muera y se complique la causa, y a los ladrones no los van a buscar”, deslizaron. Su hermano le había contado en exclusiva a este medio que si los uniformados “no encuentran a los delincuentes los voy a encontrar yo. Mi otro hermano se enteró de algunos datos sobre dónde pueden estar, pero vamos a esperar a que actúe la Justicia”.

Acerca del baleado, destacó que “es una persona trabajadora que no tiene problemas con nadie y lo quiere todo el barrio. Va a ser papá en nueve días. No se trató de un ajuste de cuentas sino de un robo como ocurre todos los días”. Por último, manifestó que “hay cámaras de seguridad en el lugar pero no se puede ver nada”. 

Como ocurre siempre en estos casos, los primeros tres días son fundamentales para la recuperación del damnificado. El hecho tuvo lugar a la medianoche del viernes, por lo que la familia espera expectante las novedades médicas. 

Un hecho salvaje

Como informó este medio en su edición anterior, al joven lo interceptaron dos motochorros en 133 entre 49 y 50, cuando circulaba en su bicicleta mountain bike. Acababa de visitar a su madre y se dirigía a casa de unos amigos. No está claro si intentó negarse al ilícito, pero lo cierto es que los maleantes gatillaron al menos una vez, impactando la bala en la espalda de Berón. 

Sus amigos escucharon ruidos y salieron a ver qué ocurría. Lo vieron tirado y, ante la tardanza de la ambulancia, lo trasladaron por cuenta propia al nosocomio, en la camioneta del jefe de la víctima.