HOY EN URUGUAY

Se promulgó la LUC, una ley que facilita la llegada de capitales argentinos

Diario Hoy entrevistó en exclusiva a Martín Lema, presidente de la Cámara de Diputados del vecino país, a raíz de la aprobación de la Ley de Urgente Consideración, un instrumento clave del oficialismo para concretar cambios en la gestión.

El doctor en Derecho y Ciencias Sociales Martín Lema ocupa la presidencia de la Cámara baja de Uruguay desde el 15 de febrero de este año. En una entrevista exclusiva con este multimedio explicó la importancia de la Ley de Urgente Consideración (LUC), promulgada recientemente, en su aspecto social, económico y otros puntos de gran valor para el desempeño del gobierno.

—En el programa de gobierno anterior a las elecciones del presidente Luis Lacalle se hizo permanente referencia a la LUC, ¿cómo puede definirla?

—El proyecto de Ley de Urgente Consideración es un mecanismo establecido en la Constitución, en el que la valoración la hace el Poder Ejecutivo, que es quien la envía. Está en un artículo, que es el 168 de la Constitución de la República Oriental del Uruguay, y la urgencia es el procedimiento.
Nuestro sistema bicameral establece un plazo constitucional para el estudio de cada cámara, según quién recibe el proyecto. La primera cámara que lo recibe tiene 45 días, y la segunda, 30 días. Entró por el Senado de la República, que tuvo 45 días; pasó a la Cámara de Representantes, la tratamos en 30 días y, como hicimos modificaciones, volvió a ir al Senado, que tuvo 15 días más para aprobar la misma.

—¿Por qué para el gobierno era una prioridad aprobarla?

—Porque no hay que perder un minuto en las gestiones que queremos impulsar. Desde el inicio ya teníamos previsto realizar desde la raíz cambios y mejoras. Por ello es que entendimos que en esta instancia un proyecto de ley de estas características era muy importante.
Son cambios transversales que tienen como eje la libertad del individuo, la protección de derechos, generar oportunidades y aportar transparencia a la gestión del gobierno. No­sotros queríamos impulsar cambios desde la raíz ni bien asumimos esta responsabilidad. Por ello es que entendimos pertinente el mecanismo y el tamaño de la misma.

—¿Cuántos artículos componen dicha ley y qué puntos sociales aborda?

Seguir leyendo...

—Son 476 artículos. Puntos sociales, una gran cantidad. En materia de seguridad humana, nuestro país está atravesando serios problemas de seguridad, o de inseguridad, mejor dicho. Frente a ello, se hace necesario generar herramientas para que la Policía actúe para proteger los derechos. En esa línea, se amplían beneficios para las víctimas de situaciones delictivas complejas. Se protege al funcionario policial, la idea es cuidar a los que nos cuidan. Dentro del marco de la ley se genera una mayor celeridad en el proceso de adopciones.
Por otro lado, se plantean ciertas disposiciones en materia de acceso a viviendas que nos parecen importantes. También se le da jerarquía a un tema como el medio ambiente creando un Ministerio de Ambiente. Además se propone una dinámica en las políticas educativas para que las mismas lleguen rápidamente a los que tienen que llegar, que es a los alumnos. 
Otro punto social importante es que se ayuda a las pequeñas empresas, se les da incentivos, y con ello se permite una mayor inserción laboral. También se defienden derechos en materia laboral: el derecho de los trabajadores que se adhieren a la huelga, pero también protege y respeta a los trabajadores que no se adhieren. Es una ley sumamente justa y representativa en cuanto a lo que es el sentir de la mayoría.

—Dentro de los aspectos económicos, ¿se contempla algún punto destacado que facilite la llegada de capitales argentinos?

—Hay distintos aspectos económicos: se pone una regla para regir o controlar el comportamiento fiscal del gobierno buscando así que se evite gastar de más. Hay controles en sociedades anónimas, que pertenecen a servicios descentralizados o entes autónomos, que, en definitiva, son recursos públicos en donde se incrementan los controles. Se establece, de este modo, la libertad financiera. Hay un montón de disposiciones económicas que persiguen fortalecer la estabilidad económica y fiscal.

—En el artículo 213 del capítulo 4 de la LUC, se habla de la libertad financiera, ¿qué se contempla en ella?

—La libertad financiera es elegir la forma de pago. La obligatoriedad financiera solamente se hacía a través de la inclusión, que era a través del débito, etc. En definitiva, no se podía pagar en efectivo. La posibilidad de elegir nos parece que es parte de la libertad del individuo, el hecho de que pueda hacer uso del efectivo cuando lo considere necesario. Por lo tanto, en ese sentido consagramos la libertad financiera.

—¿Por qué cree que la oposición del actual gobierno se opuso a la LUC?

—Es relativo, porque prácticamente la mitad de los artículos los apoyó. Y en lo que refiere a la aprobación de la ley, seis de los siete partidos políticos que tienen representación parlamentaria aprobaron el proyecto en consideraciones generales. Si bien hay una cantidad de afirmaciones en cuanto a expresiones públicas, en la realidad los hechos son que seis de los siete partidos políticos apoyaron esta ley, o sea que excede la coalición plural del gobierno y, a su vez, lo que refiere al Frente Amplio, ya que prácticamente el 50 por ciento de la ley fue aprobada. Por lo tanto, es relativo hablar de oposición a la ley.

Noticias Relacionadas