La Plata
Sábado 27 de mayo de 2017
Facebook Twitter WhatsApp
T 13.5°H 62%

Entradera con un botín jugoso: los cacos se llevaron $150.000

La víctima fue un vecino de La Loma. Actuaron tres delincuentes que huyeron con el efectivo y demás elementos de valor. En tanto, otros robos en la región dejaron dos personas con diferentes heridas sangrantes

En los últimos tiempos, La Loma, un tranquilo barrio residencial platense, se convirtió en un infierno para sus habitantes. Robos callejeros y, fundamentalmente, entraderas son la principal preocupación. Ayer, un vecino del lugar vivió una verdadera pesadilla en su casa, cuando fue reducido por tres delincuentes que, a punta de pistola, se apoderaron de más de 150.000 pesos y otros elementos de valor, informaron fuentes policiales. 

El hecho tuvo lugar en 46 entre 22 y 23 -a cinco cuadras de otra entradera (ver página 28)-, donde se encontraba el propietario, un empleado de 50 años. El hombre fue reducido por los maleantes, quienes armados con pistolas le exigieron que les entregara todo el dinero. Los voceros consultados refirieron que el monto fue de 150.000 pesos, aunque la cifra podría ser todavía mayor. 

Con el efectivo y otras pertenencias de valor, los responsables del ilícito se dieron a la fuga con rumbo desconocido, dejando encerrada a la víctima que, al verse liberada, pudo finalmente llamar a la Policía. Momentos después, se acercaron agentes de la comisaría Cuarta y del Comando de Patrullas. 

Sin embargo, pese a tener algunas de las características de los tres malvivientes, no pudieron dar con ellos. Ahora, la Justicia investiga si los ladrones contaban con el dato de que dentro de la propiedad se iban a encontrar con el monto sustraído o si fue un hecho al voleo. 

Dos hechos sangrientos

Otro violento asalto se registró cerca de las 7 en 5 y 613 de barrio Aeropuerto, cuando Luis Boraglia fue interceptado por un malhechor que le quiso quitar el bolso. Como no pudo, le efectuó un corte en el hombro derecho con un cuchillo, por lo que tuvo que ser derivado por sus propios medios al Policlínico San Martín, donde los médicos constataron que su vida no corría peligro. 

Un suceso similar ocurrió en Ruta 36 y 49, a las 8, donde Eduardo Unzagarte (35) terminó con un culatazo en la cabeza. El hombre fue abordado por dos motochorros, que le sacaron 800 pesos, el celular y, antes de escapar a toda velocidad, lo lastimaron con el arma. Fue atendido en el Hospital Alejandro Korn de 

Melchor Romero, donde le aplicaron unos puntos de sutura y le dieron el alta. En ninguno de los episodios se pudo dar con los autores.