Entrevista Exclusiva

Cáffaro sobre Berni: “acá no necesitamos patrones de estancia”

El intendente de Zárate se defendió de las acusaciones de Sergio Berni, quien la semana pasada lo culpó de querer hacer negocios inmobiliarios en Zárate y no ocuparse de otras cosas. “No entiendo a qué se refiere con negocios inmobiliarios”, dijo al diario Hoy .

El pasado martes, el ministro de Seguridad de la Provincia de Buenos Aires, Sergio Berni, acusó al intendente de Zárate, Osvaldo Cáffaro, de interesarse solo en los negocios inmobiliarios. Berni quería entrar al centro de monitoreo de la ciudad de la cual él también es oriundo luego de presenciar un intento de robo en una de las calles del centro.

Después de auxiliar a la víctima, Berni quiso ir a ver las grabaciones de las cámaras de seguridad para intentar dar con el delincuente. Pero le prohibieron el ingreso. Luego de esperar 15 minutos, un periodista se acercó y el ministro le apuntó a Cáffaro.

“Evidentemente en Zárate, si no es un negocio inmobiliario, no parece importar. Al intendente no parece importarle ni la salud, ni la educación, ni la seguridad. Es una vergüenza”, señaló Berni.

Diario Hoy habló con Osvaldo Cáffaro, quien se defendió de las acusaciones del ministro de Se­guridad bonaerense:

—¿Por qué Sergio Berni lo acusaba de hacer negocios inmobiliarios?

—No entiendo a qué se refiere con negocios inmobiliarios. En
realidad, el tema de todo el tratamiento de los terrenos y la parte inmobiliaria de la costa es un problema de todos los ciudadanos, no es un problema del intendente. Entonces me parece que el ministro no entiende bien de qué se trata.

—¿Cuál es el conflicto puntualmente?

—Nosotros teníamos un área muy marginada que era toda la zona de la costa. Eso, después de la construcción del puente Zárate-Brazo Largo estaba todo abandonado. No tenía actividad comercial, turística ni de desarrollo. Esos terrenos son privados en su mayoría y tenían muy poco valor. Entonces lo que hicimos fue, a través de un master plan costanera, darle valor a esa zona y por supuesto que empezaron a aparecer los herederos de los terrenos privados que se los querían quedar y accionar sobre la municipalidad.

Tuvimos varias causas vinculadas con eso y fueron todas cerradas. Esos terrenos están a nombre, no del intendente sino de la municipalidad de Zárate. Hemos ganado espacio público de esas tierras que estuvieron años a la especulación, donde el Estado los mantuvo y, en este caso, les dio valor al rezonificarlos.

Quedaron a nombre de la municipalidad y son plazas públicas. Por eso no entiendo lo que dice el ministro, y si él entiende que hay alguna actividad en perjuicio de la gente tiene que hacer una denuncia como ya lo hicieron algunas personas. Acá defendimos el espacio público para la gente. 

“A diferencia del caso del señor ministro, yo fui electo por la gente y no ocupo un lugar porque lo pone un presidente o lo designa un gobernador”

—¿Piensa hacer algo ante las declaraciones de Berni?

Seguir leyendo...

—Voy a hacer una denuncia desde el municipio con motivo de las declaraciones del señor ministro y los datos objetivos con los que contamos por mal cumplimiento de los deberes de funcionario público. Y las diferencias en lo que dice el ministro con la probable comisión del delito en cuanto al accidente o el hecho de inseguridad de una señora.

—¿Cuándo comenzaron los “chispazos” con Sergio Berni?

—Empezaron desde que fui intendente porque, a diferencia del caso del señor ministro, yo fui electo por la gente y no ocupo un lugar porque lo pone un presidente o lo designe un gobernador. Creo que desde ahí su forma de trabajar y de construir políticamente es diametralmente lo que pienso.

Desde ahí creo que vienen los chispazos. Creo que Berni, y haciendo una analogía con la pandemia, diría que yo no estoy enfermo porque tengo fiebre. Tengo fiebre porque estoy enfermo. Primero es la enfermedad, la fiebre es después. Y yo creo que Berni es la fiebre de la enfermedad de la política argentina. Tenemos otra concepción totalmente distinta del poder. El poder en democracia tiene que estar distribuido entre la gente, para que la gente sea protagonista de su destino. Acá no necesitamos patrones de estancia ni alguien que venga a golpear la puerta.

La política en cada una de sus áreas, así como en salud, en educación y en a seguridad, se debe construir y así es como nosotros la concebimos. Me parece, y por eso hablé la otra vez, una carroña política que en estos momentos de pandemia alguien quiera posicionarse políticamente desde lo partidario. Son golpes bajos que en estos momentos, para mí, no se tienen que dar.

—¿Qué opina de las diferencias entre Berni y Frederic en materia de seguridad?

—No hay duda de que pasa por matices y convicciones muy fuertes en cuanto a la visión que se tiene de la democracia. Realmente la ministra tiene una visión mucho más global, una visión donde lo social y donde la política de seguridad tienen que ver con otros factores y no solamente con el factor que piensa el ministro Berni. Creo que ahí están las diferencias.

El propio Presidente de la Nación ha sido una persona muy clara desde el principio al final, y a lo ancho y a lo largo de todo lo que es la política del Estado. Hay una visión distinta del Estado. Ahí está la diferencia entre una ministra que tiene una visión más de lo social con una concepción de una democracia participativa, de una democracia con valores, contraponiéndose a lo otro. Esa es la gran diferencia para mí.

“Voy a hacer una denuncia desde el municipio con motivo de las declaraciones del señor ministro”


—Lo saco un poco de la actualidad, ¿cómo está el clima en Zárate a cuatro meses del a­se­sinato de Fernando Báez y todo lo que significó para la ciudad que los protagonistas del crimen sean jóvenes que vivían allí?

—El tema de Fernando Báez ha sido un tema que durante el mes de enero ha sido muy difícil para nosotros. También me extraña que el ministro hable de ese tema que yo no quise hablar; y en realidad no es que el único que no quiso hablar fue el intendente.

El gobernador de la Provincia de Buenos Aires no habló del tema, el propio Presidente y sus ministros nacionales no hablaron del tema. Realmente ha sido un tema donde muchos sectores periodísticos y políticos querían mechar el tema de lo político en este tema.

La verdad que ha sido terrible lo de Fernando, por supuesto que estuvieron mis condolencias. Pero estos temas se tienen que hablar cara a cara, no se puede mediatizar todo. Siempre lo que trató el ministro Berni fue querer unir la política con este tema tan sensible, y la verdad es que esto está en manos de la Justicia y es la Justicia la que tiene que tomar las determinaciones.

El hecho de que haya una persona que trabajó con nosotros, que es la mamá de uno de los chicos (NdR: la mamá de Máximo
Thomsen se desempeñaba como secretaria de Obras Públicas de la ciudad) y querer enrostrar eso con lo político, como que todo es turbio, le hace daño a la gente en definitiva. Porque lo de Fernando ha sido terrible, sumamente terrible porque lo que han hecho estos chicos ha sido terrible y politizar este tipo de cosas son las cosas a las que está acostumbrado el ministro y la verdad, vuelvo a repetir, que eso es la vieja política.

“Acá no necesitamos patrones de estancia ni alguien que venga a golpear la puerta”

Noticias Relacionadas