El oscuro negocio del gas pone en jaque a la región

La quita de subsidios por parte del Gobierno, que implicará aumentos superiores al 280% en las boletas de gas, puso al descubierto las irregularidades de Camuzzi. La empresa, pese a que viene acrecentando su patrimonio, se niega a realizar obras para extender la red. Vecinos preparan un amparo contra el tarifazo

En las próximas semanas, comenzarán a llegar las boletas de Camuzzi, por la prestación del servicio de gas, con fuertes aumentos. Se espera que los incrementos, cuando llegue agosto, en pleno invierno, superen el 280% para miles de usuarios, lo que generará un fuerte impacto en el bolsillo ciudadano.

Ante la magnitud del tarifazo habilitado por el gobierno nacional, según pudo saber Hoy, concejales y representantes de asociaciones civiles sin fines de lucro de nuestra ciudad están estudiando la presentación de un recurso de amparo que frene la suba sideral de tarifas. El motivo apunta a que, por un lado, el aumento  dañará sensiblemente el poder adquisitivo de la población y además no está previsto que se realicen obras para mejorar la calidad de los servicios públicos, como es el caso de gas natural. 

El argumento esgrimido por el gobierno es la necesidad de reducir los subsidios que, con fondos estatales (es decir, con impuestos que pagamos todos los ciudadanos), permitían mantener estables las tarifas. Ahora bien, pese a la enorme magnitud del gasto realizado, la calidad del servicio se ha desplomado en los últimos años y desde el gobierno K se le permitió a la empresa Camuzzi, presidida por Juan José Mitjans, aumentar su patrimonio a costa de no hacer inversiones. Los resultados están a la vista: demoras excesivas en las instalaciones, cortes del servicio, falta de obras para extender la red y creciente uso de gas envasado (garrafas, tubos, etc.). 

Ahora bien, al no hacer las inversiones que requieren los usuarios, el patrimonio de Camuzzi creció de forma escandalosa. El diario Hoy tuvo acceso a información del último balance de la compañía, presentado ante la comisión Nacional de Valores, que se detalla en la siguiente infografía:

-En el activo corriente, los créditos a cobrar (la mayoría de usuarios) aumentaron un  145% , los otros créditos un  30%  y el efectivo y sus equivalentes un  200% . Esto indica un aumento de liquidez que se condice con un aumento de la ganancia bruta de más del  100% . En otras palabras, el activo corriente en total tuvo un fuerte aumento, mientras que el activo no corriente casi no tuvo variación, lo cual llevó a un aumento del activo total. 

- En cuanto al pasivo, tuvo más variación de composición que de monto. Se registró una fuerte reducción en los préstamos que tiene a pagar (Pasivo corriente) a casi la mitad pero ha tenido una suba importante en las deudas comerciales (más del  100% ) y fiscales (casi del  100% ). El pasivo no corriente casi no varió ni en monto ni en composición.

Seguir leyendo...

- Problemas de liquidez no ha tenido en ninguno de los dos años, el activo corriente alcanza en ambos casos cubrir el pasivo corriente sobradamente. El pasivo corriente representó el  46%  del activo corriente en el 2013 y el  37%  en el 2012.

A modo de conclusión: en general, la empresa no tiene apuros financieros ni a corto ni a largo plazo. Pero los números del propio balance muestran que la compañía no ha realizado inversiones, lo que ha llevado a aumentar mucho sus ingresos y muy poco sus costos (principalmente el de importación). Todo eso resulta en un aumento de la ganancia bruta que le permitió revertir la pérdida de patrimonio neto en el último año.  

 Una vez más, el gobierno K quiere hacerle pagar el gasto de su fiesta de despilfarro y corrupción a los ciudadanos.

“Sin inversión genuina”

“Lo que nos preocupa en cuanto a la calidad del servicio es que -más allá de cuál sea el monto en que aumente el gas- el dinero que supuestamente se ahorra se asigna a planes sociales, de manera que no hay una inversión genuina en las redes que mejore la calidad. Esperamos que esto se complete en algún otro proceso, pero hoy por hoy no hay planes de inversión con estos fondos”, dijo a Hoy el titular de la Unión de Consumidores de la Argentina (UCA), Fernando Blanco Muiño.

Según Blanco Muiño, “el servicio sufre lo mismo que cualquier otro servicio público en nuestro país: la falta de inversión hace que haya una red obsoleta y, sobre ésta, los riesgos que se generan, como sucedió en Rosario, en donde explotó un edificio completo. Además, está el riesgo que genera la falta de una red de gas natural y el tema de las garrafas, que encarna una peligrosidad mayor”.

En la misma sintonía, el presidente de la Asociación de Defensa de Derechos de Usuarios y Consumidores (ADDUC), Osvaldo Bassano, señaló a nuestro diario que “hay problemas con los medidores en Capital Federal, Gran Buenos Aires y La Plata, como también otras problemáticas que existen en el interior, con tragedias como las de Santa Fe”.

Las garrafas, otro drama

La gravedad de la situación en lo que respecta a la prestación del servicio de gas motiva a que muchos consumidores se vean en la obligación de recurrir a las garrafas por las falencias en la extensión de la red, que no alcanza a todos los hogares de la región.

“Las garrafas cubren el requisito del gas en aquellos sectores donde no llega la red y coinciden con las zonas de menor poder adquisitivo en las provincias y grandes ciudades”, manifestó Blanco Muiño a Hoy.

Bassano, por su parte, admitió que “para nosotros, el usuario de gas domiciliario siempre paga más económicamente el gas que el usuario que tiene garrafa. Esto se solucionaría si comenzáramos a discutir la ley de energía y ley de gas”.

Barrios condenados a no tener gas

En el año 2012, por unanimidad, los concejales de La Plata aprobaron una iniciativa del edil José Ramón Arteaga para que el Ente Nacional Regulador del Gas (Energas) intime a la empresa Camuzzi Gas Pampeana y concrete obras en la región. 

Pasaron casi dos años de la sanción del proyecto, y todo sigue igual. Incluso peor. La empresa jamás respondió el pedido, y las obras nunca se hicieron. La situación afecta, principalmente, a los barrios San Carlos, Los Eucaliptos, Villa Garibaldi y Parque Sicardi (Delegación Villa Elvira). 

“En Garibaldi y Sicardi, la población se ha triplicado en los últimos años. BAGSA, la empresa de gas de la Provincia, ha realizado un estudio de factibilidad, con los costos que implicarían las obras, pero no se pueden hacer porque Camuzzi ejerce un control monopólico y no libera los permisos. Es una locura”, le dijo a Hoy el concejal Arteaga. Y advirtió que ya elevó distintas notas al Presidente de Camuzzi, Juan José Mitjans, que no tuvieron respuesta.