Entrevista Exclusiva

María Abadi: “2020 fue un año de muchas enseñanzas”

A punto de rodar la película que la devolvería a las salas de cine, debió aguardar, como todos, que la pandemia permitiera, protocolos mediante, el retorno al trabajo. Inquieta, mientras reforzó su amor por la Astrología.

La talentosa intérprete María Abadi formó parte de Mete miedo, película de Néstor Sanchez Sotelo, que acaba de terminar su rodaje hace días. Protagonizada por la actriz, Marco de la O, Ruby Vizcarra y Melisa Garat, la propuesta de género tendrá su estreno este año.

Diario Hoy dialogó con Abadi para saber más del proyecto y su ingreso en el mundo de la Astrología.

—¿Qué reflexión hacés sobre el año que vivimos? ¿Cómo hiciste para seguir conectada con la actuación pese al paréntesis?

—Para mí fue un año muy particular porque estaba por hacer Mete miedo el año pasado y se declaró la cuarentena, estaba con otra cosa de teatro, y el primer impacto fue fuerte, por cosas planeadas y luego incertidumbre total, pero luego tuve una sensación rápidamente que esto era mundial, corriéndome de la idea que era algo particular, aceptándolo. Fue un año en el que tuve la suerte, hablando desde las posibilidades y privilegios, de dedicarme a la astrología, me recibí, y en otro momento no me hubiera permitido encerrarme a estudiar. Fue un año de muchas enseñanzas y de hecho ahora para el rodaje, me costó salir, porque venía en casa, con mis ritmos, haciendo cartas natales, parecía algo de otra vida volver al rodaje, sentía que no iba a poder estar 12 horas fuera de mi casa y ahora que terminó el rodaje quiero volver al set todos los días.

—¿De dónde vino el interés por la Astrología? ¿Es algo sobre lo que siempre quisiste indagar?

—Siempre me gustó ese mundo, y hace unos ocho años con un amigo de la adolescencia, que me enteré que era astrólogo, me hice la carta natal, y decidí hacer un curso con él para cortar un poco con el trabajo de actuación, después hice la carrera y me recibí. El año pasado disfruté tanto todo que hasta me llegué a preguntar por mi profesión. Pero ahora, estoy con la certeza que me encantan las dos cosas, lo que voy a tener que hacer es la entrada y la salida de una a otra. En referencia a la astrología es lindo para los actores tener un lugar de descanso de la mirada del otro, porque cualquier cosa que hagamos, depende de esa mirada, y de esto no hay una opinión sobre si les gusta o no, y descansar de eso, para mí es una tranquilidad.

—En la actuación tal vez tenés más ejercitado eso de entrar y salir del personaje o de un proyecto a otro…

—Claro, acá el tema es que energéticamente son muy distintas, en principio la actuación es siempre con gente, pero hacer cartas es muy solitario, sos vos y la persona, y me cuesta cambiar eso.

—Yendo a Mete miedo, ¿es tu primera participación en una película de género?

—No, hice otra en donde no la pasé bien, era de terror, y de hecho tenía miedo que como en la otra no la había pasado bien, que me pase acá también, pero al contrario, la pasé muy bien.

Seguir leyendo...

—Acá haces de Fátima, una fiscal. Un papel fuerte, teniendo en cuenta el cambio de paradigma en cuestiones asociadas a roles y la Justicia…

—Sí, estuve tomando referencias, de mujeres fiscales, poderosas, igual el guion tiene algo de contar el personaje desde el presente, no un desarrollo sobre cómo atraviesa su profesión, igual no quiero spoilear mucho. Hay algo muy puntual sobre el caso y donde su mejor amiga despierta tras tiempo de estar en coma y lo que la involucra al caso es el amor por su amiga.

—¿Cómo es tomar esta oportunidad de representar desde la actuación la idea de justicia?

—En ese sentido es una respuesta que creo que viene después, sobre qué imagen le damos a la gente de la Justicia, es una ficción con una posición tomada sobre determinadas cuestiones. Eso es lo que me importa, qué mira la película y desde dónde. Sí me pasa que hay cosas que a veces las veo innecesaria, por ejemplo textos, que por suerte en el set se hablan y se pueden modificar. Siempre es un desafío interpretar cosas y decirlas desde el personaje con cuestiones que tal vez no estás de acuerdo. Fátima, mi personaje, es buena, pero en otros casos tal vez aparecen contradicciones entre qué es bueno y qué es malo.

—Hablanos del trabajo de los compañeros mexicanos… ¿Fue fácil el trabajo con ellos en el set?

—Fue buenísimo, porque esto no es una coproducción y tanto Marco de la O como Ruby son dos personas hermosas, hermosos compañeros, talentosos, estaban muy felices de rodar acá, era novedoso para ellos, había mucho entusiasmo, tanto por parte de ellos, como de Melisa Garat, que era su primera película y había mucho entusiasmo, imprimiendo mucha energía y contagiándonos todos de ellos.

—Sabemos que en estos tiempos extraordinarios es complicadísimo planificar a futuro, pero ¿cómo sigue tu año de trabajo?

—Dentro de poco comienzo a rodar una participación en Casi feliz 2, de Hernán Guerschuny y Sebastián Wainraich. Son varios capítulos, y hay una película buscando fondos, que se rodaría en septiembre, entre otras cosas, y creo que se reactivarán muchas otras, comenzando a aparecer de unas semanas para otra muchos trabajos.

Noticias Relacionadas