Mitos y verdades sobre los aportes del mate al sistema inmunológico

Una experta contó a diario Hoy las propiedades y beneficios de consumir mate, tereré y mate cocido. Desde que inició la cuarentena, el consumo de yerba en el país fue en aumento.

La infusión por excelencia de los argentinos, el mate, dio origen a innumerables análisis durante esta cuarentena sobre sus propiedades para prevenir o incluso combatir la Covid-19.

Sin embargo, en diálogo con diario Hoy, Ana Eugenia Thea, bioquímica, docente e investigadora de la Universidad Nacional de Misiones y consultora externa del Instituto Nacional de la Yerba Mate, desmintió categóricamente este mito.

—¿Qué importancia tiene la yerba mate en la alimentación diaria?

—Consumir infusiones preparadas con yerba mate es un hábito muy saludable. Desde el punto de vista nutricional, no aporta mucho más que unos pocos minerales y, en especial, dos vitaminas, la tiamina y la piridoxina. Tiene bajos aportes de hidratos de carbono, proteínas, sodio y lípidos. Además, las bebidas preparadas con yerba mate son muy ricas en potasio. Y son, también, hipocalóricas, no nos aportan ningún tipo de caloría, a menos que le agreguemos azúcar.

—¿El mate es un aliado para hidratarnos?
—Sí, el mate amargo es un gran aliado para hidratarse. La recomendación es tomar 4 litros de agua por día. La mayoría de las personas consume el 70% de esa agua a través de bebidas y el 30% restante a través de alimentos como frutas o, incluso, un plato de fideos. Todos los alimentos tienen agua. El mate es una manera inteligente de consumir el agua que necesitamos por día.

—¿Qué aportes hace el mate al sistema inmunológico?

—Cuando hablamos del sistema inmunológico es muy importante una buena alimentación, una dieta equilibrada, ejercicio físico y tomar mucha agua. No está probado científicamente que las infusiones preparadas con yerba mate tengan un efecto fortalecedor del sistema inmunológico.

No obstante, las bebidas preparadas con yerba mate tienen antioxidantes: un capítulo aparte. Desde el punto de vista nutricional, los antioxidantes no son nutrientes sino moléculas que nos ayudan en la prevención de ciertas enfermedades. No son nutrientes porque no nos dan energía ni forman parte de ninguna estructura de nuestro cuerpo.

Pero cumplen una función importante: evitan el estrés oxidativo al que está sometido nuestro cuerpo todos los días por muchas razones: por estrés, por exponernos a agentes contaminantes, a la polución ambiental, cuestiones que hacen que nuestro cuerpo se vaya oxidando proceso generado por los famosos radicales libres.

La yerba mate tiene polifenoles, es decir, las sustancias antioxidantes que neutralizan los radicales libres dentro de nuestro cuerpo, in vivo, lo que ayuda en la prevención de muchísimas enfermedades directamente relacionadas con ese estrés oxidativo.

—¿Qué tipo de enfermedades?

Seguir leyendo...

—Enfermedades crónicas como el cáncer, enfermedades cardiovasculares, la obesidad, la diabetes tipo II, y algunas enfermedades neurodegenerativas como Parkinson. En el contexto de la pandemia, he leído notas que dicen que la yerba mate ayuda en la prevención de la diabetes tipo II, de la obesidad, de enfermedades cardiovasculares y del cáncer.

Justamente todas estas en­fer­medades corresponden a un grupo de riesgo para la Covid-19, entonces, parabólicamente, se dice que la yerba mate ayuda en la prevención del virus. Esa relación no es así. Me parece una imprudencia.

—¿Cómo debemos higienizar los utensilios, especialmente en este contexto de pandemia?

—Cuando terminamos de tomar mate debemos sacar la yerba, lavarlo como lavaríamos cualquier otra cosa, con detergente y mucha agua, y luego dejarlo secar al aire, no hace falta pasarle un repasador. Y con la bombilla hacemos igual, agua y detergente. Cada quince días se recomienda hervir la bombilla, y con un cepillo muy chiquito o un alambre debemos limpiar en el interior las partículas sólidas que quedan producto del polvo de la yerba mate.

Noticias Relacionadas