Rugby femenino

Una Canaria de alto vuelo

La historia de Saquía Asse Colicigno, jugadora de La Plata Rugby Club que sueña con desembarcar en Europa. En Uruguay, la Selección femenina de rugby se prepara para el Seven de fin de mes.

Saquía Asse no pudo eludir los genes de su familia y se dedicó a jugar al rugby. Con una familia muy vinculada a este deporte, comenzó a los 15 en Universitario. Incluso, esta joven deportista platense llegó a entrenarse con categorías masculinas de M-14 para no perder la oportunidad de jugar.

Cuando se disolvió el rugby femenino en Universitario, Saquía ya sabía que jugar al rugby era lo que quería para su vida. Fue así que comenzó a jugar en La Plata Rugby Club, donde encontró un equipo con un nivel de exigencia y competitividad muy alto. Hablando de su recorrido, contó que allí aprendió la disciplina y el compromiso. En el equipo Canario jugó dos temporadas donde consiguió el bicampeonato del torneo de la URBA y participó del Nacional de Clubes de la UAR.

Esto le posibilitó poder emigrar su juego al Viejo Continente. “Nunca había planeado irme a jugar a España, me llegó una oferta de la noche a la mañana y no lo dudé”, le contó la joven back a El Clásico del diario Hoy. El Club Gaztedi Rugby puso sus ojos en Saquía Asse y concretó así el primer fichaje de su historia en la división femenina. Por eso, su llegada fue furor y la recibieron con los brazos abiertos desde todo el plantel hasta la dirigencia. “Yo noté mucha diferencia en cuanto al rugby, en España buscan mucho más el choque cuando acá apuntamos a encontrar los espacios, no había mucha planificación de juego”, comentó.

“De mi paso por el rugby europeo me quedo con que el deporte no es un lugar tan exigente ni estresante, allá encontré un lugar más relajado, más amigable y que busca compartir”, continuó contando Saquía, agregando que en su experiencia aprendió a lidiar con la derrota y vivir el juego desde otro lado.

El rugby femenino está avanzando cada vez más. Donde antes solo eran equipos de planteles superiores conformados por jugadoras que llegaban a practicar este deporte ya de grandes, hoy encontramos muchas chicas jóvenes jugando. “Son cosas que llevan tiempo, requiere de espacio y aceptación”, afirmó Saquía, quién se quedó sorprendida ante el avance de esta disciplina en el viejo continente. “En la Argentina se necesitaba un montón de valor para deshacerse de las fronteras, del prejuicio o del rechazo que podía llegar a generar cuando decías que jugabas al rugby, allá en cambio está completamente aceptado”, aseguró.

En nuestro país se requirió de mucha dedicación, pero ya se trazó el camino para que el deporte avance exponencialmente hacia el futuro. “A este paso, se trata de sumar de a granitos de arena, pero sin dudas el crecimiento tiende a ir a más”, explicó Saquía y comentó como el rugby femenino empezó a ocupar un lugar ya no sólo en categorías juveniles, sino que también en infantiles.

Seguir leyendo...

“Mi mayor sueño junto al rugby es poder vivir de jugar, encontré la forma de conocer distintos países, culturas e idiomas. Conocí un aspecto nuevo de este deporte que sembró en mí una nueva curiosidad”, confirmó la jugadora.

Hoy Saquía Asse se encuentra en la Argentina, esperando pasar el verano y a la espera de qué deparará el 2021. Quizás su nuevo horizonte sea el rugby de Inglaterra o el de Francia. Su idea es poder viajar y conocer el mundo a través de la actividad, pasando por diferentes equipos y cargándose de vivencias y experiencias invaluables. Su voluntad es inquebrantable y su pasión por este deporte sin dudas la llevará a volar alto.

Noticias Relacionadas