Argentina apuesta a ser líder regional en la producción de vehículos eléctricos

En el triángulo compuesto por nuestro país, Chile y Bolivia se encuentra el 80 por ciento de las reservas de litio del planeta. Un reciente acuerdo catapulta a la Argentina para convertirse en referente del transporte eléctrico.

A comienzos de febrero, la Argentina firmó un acuerdo con la empresa china Jiangsu Jiankang Automobile para producir en el país baterías con la utilización de litio y vehículos urbanos eléctricos. A nivel mundial, la Argentina tiene una de las más grandes reservas de litio: ocupa el cuarto lugar de explotación de este mineral, detrás de Australia, Chile y China.

En diálogo con diario Hoy, Javier Idzi, director de las carreras de Ingeniería Mecánica y Electromecánica en la Universidad Nacional de La Plata, explicó: “Fundamentalmente, el litio es un metal cuya característica particular es la de poder almacenar y liberar rápidamente iones de litio, es decir, que puede almacenar y liberar electrones. Esto también es un problema, porque como es fácil que libere sus electrones, lo hace hacia cualquier lado, por decirlo de algún modo: al aire, al agua o a donde sea. Entonces, lo que hay que hacer es contenerlo dentro de una batería”.

El litio se constituye en uno de los elementos más importantes del mundo en que vivimos, porque es prácticamente irremplazable para las baterías que usan los celulares, notebooks, tablets y transporte eléctrico, entre otros. Además, almacena la energía renovable que reemplaza a la producida a partir de los hidrocarburos, en especial el petróleo, que, se sabe, genera graves consecuencias para el medio ambiente y el calentamiento global.

“La Argentina es una reserva gigante de este metal, pero hoy por hoy el litio sólo se extrae y se exporta para hacer baterías fuera de nuestras fronteras. Para el país, en términos económicos y sociales, el litio es una reserva muy importante siempre y cuando salga con valor agregado, es decir, que salga en forma de batería. Porque si no, tenemos el mismo proceso que se da con el cuero: vendemos cuero y compramos zapatos. Con el agravante de que nosotros vendemos cuero y compramos zapatos al 200 ó 300 por ciento sobre el valor de la materia prima; en el caso del litio, cuando lo vendemos y compramos baterías, el valor agregado es inmensamente superior”, precisó Idzi.

En sintonía con lo anterior, el ingeniero y docente de la UNLP sostuvo que el acuerdo del Gobierno con la empresa china para fabricar baterías “es importante porque no sólo se va a montar la fábrica de baterías, sino que también se van a comenzar a fabricar chasis de buses. Esto garantizará que la fábrica venda el volumen mínimo necesario para funcionar. Si no, no es económicamente rentable”.

Asimismo, Idzi tendió un manto de cautela sobre las baterías que utilizan litio, ya que, advirtió: “No sabemos si va a ser la última tecnología que va a existir sobre baterías”. No obstante, agregó: “(el acuerdo) Es importantísimo porque son pocas las empresas que fabrican baterías de litio en el mundo y están fundamentalmente en China. La tecnología que la empresa pondría en nuestro país es impresionante”.

Seguir leyendo...

Y concluyó: “Una fábrica de baterías requiere una inversión de entre 2.000 y 3.000 millones de dólares; entonces, para montar una fábrica de baterías, quien lo haga primero tiene que tener garantizado el mercado. Hoy son pocos los lugares donde está garantizado el mercado: China, Japón, Estados Unidos y pronto habrá en Francia. Pero no es algo común ni en Europa”.

Noticias Relacionadas