Confirman las condenas a prisión perpetua dictadas a cuatro militares en La Plata

Son autores de los homicidios agravados de Arturo Jaimez y María Nicasia Rodríguez, militantes de Montoneros, y la privación ilegal de la libertad y torturas a una niña en 1977.

La Sala IV de la Cámara Federal de Casación Penal confirmó el viernes las condenas a prisión perpetua dictadas en 2019 por el Tribunal Oral en lo Criminal Federal N°2 de La Plata a cuatro militares del Batallón de Comunicaciones 601 de City Bell por los homicidios agravados de Arturo Alejandrino Jaimez y María Nicasia Rodríguez, militantes de Montoneros, y la privación ilegal de la libertad y la aplicación de tormentos de una niña de 12 años -hija de María Nicasia- como parte de un ataque perpetrado contra una vivienda prefabricada del barrio Unión Villa España de Berazategui el 6 de septiembre de 1977.

El tribunal de revisión también confirmó por mayoría la absolución por el beneficio de la duda de un quinto militar, cuya intervención en los hechos fue acreditada.

Con la firma de los camaristas Mariano Borinsky y Javier Carbajo, y de la camarista Ángela Ledesma, el máximo tribunal penal de la Nación rechazó los recursos de las defensas de los condenados e hizo lugar parcialmente a los interpuestos por el fiscal general Hernán Schapiro y el auxiliar fiscal Juan Martín Nogueira, de la Unidad Fiscal platense que interviene en los juicios por crímenes de lesa humanidad, y la querella de la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación.

Por mayoría, la Cámara Federal de Casación revocó las absoluciones que habían favorecido a los cuatro condenados por los delitos de sustracción, retención y ocultamiento de dos personas menores de 10 años. Se trata de un niño de 10 años y de una niña de un año y medio edad -hijos de María Nicasia- que, durante el mismo operativo realizado en la casa de Berazategui, fueron sacados junto a su hermana de 12 años -quien fue llevada a centros clandestinos de detención- y que, durante una semana, estuvieron en poder de la Policía bonaerense hasta que finalmente fueron entregados a su familia.

En ese sentido, el tribunal revisor ordenó el reenvío de las actuaciones al TOCF N°2 de La Plata para que dicte un nuevo pronunciamiento en torno a la responsabilidad de los cuatro ex militares condenados.

El juicio

El juicio oral por esos hechos se llevó a cabo en La Plata entre abril y noviembre de 2019. Al cabo del debate, fueron condenados a prisión perpetua Carlos Alberto Bazán, ex segundo jefe del Batallón de City Bell; Francisco Ángel Fleba, quien se desempeñó como oficial de Inteligencia en esa misma unidad; Eduardo Arturo Laciar, ex oficial de Operaciones; y el ex subteniente de la Compañía B, Daniel Eduardo Lucero. El TOCF N° 2 de esa ciudad los condenó en carácter de coautores de los delitos de homicidio agravado por haber actuado con el concurso premeditado de dos o más personas en los casos de Jaimez y Rodríguez.

Seguir leyendo...

También por privación ilegal de la libertad agravada, por haber mediado violencia y amenazas y por su duración mayor a un mes e imposición de tormentos agravado por ser la víctima perseguida política en perjuicio de una niña de entonces 12 años de edad, en concurso real. Asimismo, dispuso la absolución del ex subteniente de la Compañía B, Eduardo Enrique Barreiro, por el beneficio de la duda.

Todos los acusados fueron absueltos por el delito de sustracción, retención y ocultamiento de los dos menores de edad, por el que el Ministerio Público Fiscal había requerido pena.

Horror

Durante el debate oral se acreditó que Rodríguez, de 34 años, y Jaimez, de 22, fueron asesinados con múltiples disparos de armas de fuego durante un ataque perpetrado a la casa prefabricada que habitaban junto a los tres hijos de la mujer. Ambos adultos militaban en Montoneros.

Las niñas y el niño fueron encontrados por los militares en el baño de la finca atacada. La niña mayor fue introducida en el circuito de centros clandestinos de detención y pasó por El Vesubio, Sheraton y el Regimiento de La Tablada. Sufrió abusos sexuales y fue torturada y obligada a señalar en la calle a compañeros de militancia de su madre. Su hermano de 10 años y su hermana de un año y medio de edad estuvieron desaparecidos durante ocho días. En ese lapso, pasaron por diferentes dependencias policiales hasta que fueron entregados a sus familiares, tras una incesante búsqueda por parte de su padre.

El cuerpo de Jaimez continúa aún desaparecido pero el de Nicasia Rodríguez fue recuperado en 2007 por el Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) en una tumba NN del cementerio de La Plata.

Noticias Relacionadas