Femicidio de Rojas

Úrsula Bahillo recibió al menos 15 puñaladas

Así lo determinó la autopsia realizada esta mañana en la morgue judicial de Junín.

El informe preliminar de la autopsia realizada en la morgue judicial de Junín reveló hoy que Úrsula Bahillo (18) fue asesinada de al menos 15 puñaladas en la espalda, torso y cuello.

En tanto, la Justicia de Garantías convalidó la imputación por el femicidio con los agravantes de "alevosía" y "ensañamiento" para el ex novio de la víctima, que permanece detenido por orden de la jueza de Garantías 3 de Junín, María Laura Durante, quien convalidó la acusación formulada por la fiscalía.

El imputado, Matías Ezequiel Martínez (25), será indagado entre mañana y el viernes por el fiscal de la causa, Sergio Terrón, quien aguarda a que le den el alta médica para realizar la audiencia. 

Se trata de un oficial de Policía bonaerense que estaba con carpeta psiquiátrica desde septiembre pasado, y se autolesionó luego del hecho. Por ello, continúa internado en el Hospital General de Agudos San José de Pergamino y se espera su recuperación para la indagatoria.

Por otra lado, los restos de Úrsula fueron despedidos esta tarde por una multitud que acompañó el cortejo fúnebre desde la sala velatoria Casa Solari hasta el cementerio Parque.

"Doy gracias a Dios que mi hija fue una hija que no tomaba, no fumaba, no bebía, jamás. Por lo tanto, se fue un ángel al cielo y hoy es una mártir por haber derramado su sangre por una persona realmente asesina, violadora", dijo al terminar el velatorio Patricia Nasutti, madre de la joven, quien pidió prisión perpetua para el asesino.

El crimen

Úrsula Bahillo fue hallada el lunes cerca de las 20.30 muerta a puñaladas y golpes entre unos pastizales, en un campo ubicado a la altura del paraje Guido Spano, a unos 13 kilómetros de dicha ciudad del noroeste de la provincia de Buenos Aires.

Los investigadores pudieron determinar que llegaron hasta allí en el auto Peugeot 307 del policía y ahora intentan determinar si Martínez logró que Úrsula suba a su auto con algún tipo de engaño o amenazada.

Úrsula había denunciado en varias oportunidades a Martínez por amenazas y violencia de género e incluso el policía tenía una medida de restricción perimetral, que había violado dos días antes del crimen.

El femicidio fue descubierto tras un alerta al 911 de un tío del propio imputado, que refirió que creía que su sobrino había matado a una joven porque éste le confesó en un llamado que "se había mandado una cagada".

Al llegar al lugar, la Policía encontró a la chica asesinada y al agresor malherido adentro de su auto, un Peugeot 307. El sospechoso intentó escapar a pie por los pastizales, pero fue reducido y apresado con la sangre de la víctima y la propia en su ropa.

Dentro del auto, los investigadores hallaron una cuchilla de carnicero con mango blanco y manchas hemáticas; se cree que fue el arma homicida.

Seguir leyendo...

Según las fuentes, todo indica que tras una fuerte discusión, Martínez asesinó a Bahillo a puñaladas y con la misma arma blanca se autoprovocó una serie de lesiones en un intento de suicidio o para fingir un ataque.

El policía, que se desempeñaba en un Destacamento de San Nicolás, quedó a disposición de la justicia como acusado de "homicidio calificado por violencia de género".

Los voceros consultados indicaron que a su vez Martínez había sido notificado el mismo lunes a la mañana sobre la violación de una perimetral y una denuncia de Bahillo y su madre en la Comisaría de la Mujer.

El caso es investigado por el fiscal Sergio Terrón de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 5 de Junín y la ayudante fiscal local, Nora Fridblatt.

Noticias Relacionadas