La Plata
T 23°
H 73%
Sábado 20 de diciembre de 2014
Buscar
Facebook Twitter RadioGol WhatsApp
Diario Hoy 20-12-2014
Política

Aeropuertos de alto riesgo: un peligro para los pasajeros

aeropuerto de neuquen

Aeropuerto en peligro. En Neuquén hubo un aterrizaje sin control

19/07/13 - 06:25hs

Hubo fallas en los controles en Neuquén y Mendoza. La Fuerza Aérea está quebrada y hay equipos obsoletos sin mantenimiento

El último episodio que se produjo en el aeropuerto de Neuquén, cuando un avión intentaba aterrizar mientras el controlador estaba durmiendo en la torre de control, puso la alarma sobre la falta de control en los aeropuertos, que pone en riesgo la vida de los argentinos que utilizan el transporte aéreo.

El hecho ocurrió el jueves pasado. Según los informes aeronáuticos que constan en la causa judicial, la tripulación del avión con la matrícula LV-BYJ, de la empresa American Jet S. A., intentó comunicarse con la Torre de Control en forma reiterada sin recibir respuesta. El piloto avisó a la Administración del aeropuerto antes de aterrizar. El informe detalla que “siendo las 14:57 horas local aproximadamente, encontrando un solo operador siendo este el Operador Diego Diaz (CTA 69710), que había entrado al turno de la tarde a las 1400 horas local, acostado en el piso, sobre un colchón improvisado, con el micrófono del cabezal de comunicaciones a su lado, totalmente dormido”.

La improvisación que quedó en evidencia en Neuquén responde a una situación generalizada en la administración aeroportuaria argentina y la Fuerza aérea, que tiene a su cargo a los controladores. La semana pasada, también en Neuquén, el aeropuerto de San Martín de los Andes tuvo que dejar de operar y trasladar a Bariloche a los pasajeros que tenían programado viajar desde ese lugar. Los problemas por los que se debieron suspender los vuelos se orignaron en el VOR (Sistema de Ayuda a la Navegación o Very High Frecuency Omnidirectional Range), que finalmente fue reparado.

La situación de los aeropuertos no escapa a la realidad de la Fuerza Aérea argentina, que tiene apenas un 17% de sus aviones disponibles para volar, porque el 83% restante tiene falta de mantenimiento, niveles de inversión alarmantes y escaso adiestramiento de los pilotos. El dato se desprende de un informe elaborado este año por el bloque de diputados nacionales del radicalismo.

 “El país no cuenta actualmente con medios suficientes para desarrollar un verdadero control del espacio aéreo. Seguir insistiendo con el uso de los aviones es suicida y criminal”, dijo al momento de difundir el informe el diputado de La Rioja Julio Martínez (UCR).

Pero, preocupación por la seguridad aérea no es nueva. Hace ya seis años la Asociación por los Derechos Cíviles (ADC), presentó una medida cautelar porque luego de que salió de servicio el ra­dar secundario del aeropuerto internacional de Ezeiza, en Buenos Aires, se había desa­tado una grave crisis en la seguridad aérea. Hubo acusaciones cruzadas, denuncias de que distintos aviones estuvieron a punto de chocar entre sí y demoras y cancelaciones masivas de vuelos. Por ese conflicto el entonces presidente Néstor Kirchner anunció el traspaso a manos civiles del control del tráfico aerocomercial (que no se concretó) y reconoció que “la estructura área está quebrada”.

Equipos que funcionan de milagro

Otro ejemplo que grafica la situación de desinversión en los aeropuertos argentinos es el radar que funciona en el aeropuerto del El Plumerillo, en Mendoza. Las fallas en los obsoletos equipos de la década del 80 motivaron la semana pasada una inspección de técnicos italianos. Aunque los técnicos todavía no completaron su informe, el jefe del Centro de Control Aéreo Mendoza, Leonardo Maggiopinto, contó a la prensa local que “los italianos se asombraron de que todavía estén funcionando los equipos”, que fueron ensamblados hace 30 años y hace 20 años que ya no se fabrican.

Gracias al ingenio de los técnicos locales con ese radar se controlan cerca de 300 vuelos diarios, que abarcan aeropuertos y aeroclubes de Cuyo; como El Plumerillo, San Rafael, San Luis, Villa Mercedes, San Juan y Malargüe. Pero, ese mismo equipo ya paralizó el aeropuerto mendocino por averías en 2003 y volvió a fallar en abril de este año.