“El lunes me pongo la vacuna, espero que no nos vacunen mañana”

El histórico chef de Estudiantes, el “Peque de la Gente”, dialogó con este multimedio a pocas horas del clásico platense. Recuerdos de un personaje que siempre estuvo en la cocina del club.

En la antesala de una nueva edición del clásico platense, que se estará disputando en la jornada de mañana desde las 15.45 en el estadio Jorge Luis Hirschi, por el interzonal de la décima fecha de la Copa de la Liga, el “Peque” Molinari, mayormente conocido como el “Peque de la Gente”, le dio unos cuantos minutos a este diario para repasar sus grandes momentos acompañando a la institución siendo el cocinero del primer equipo en el Country Club de City Bell y acompañando al Pincha en todos lados.

En diálogo con el diario Hoy, el exchef comentó: “Me jubilé hace un año, no estoy más en el club, por suerte estoy bien. Estoy en mi casa cuidándome. El lunes me pongo la vacuna, espero que no nos vacunen el domingo (por mañana). Estoy muy contento por poder darme la vacuna, tengo que ir a la vuelta del Policlínico San Martín, espero poder darme la dosis”. El “Peque” se podrá aplicar la vacuna contra el coronavirus debido a que es mayor de 60 años.

“Al ser hincha, en un clásico me compenetraba mucho más, parecía que el clásico lo jugaba yo también. La comida era más o menos lo mismo, como en todos los partidos cuando se tenía que concentrar, aunque le ponía más empeño. No había un menú especial, era el mismo de siempre”, agregó.

Seguir leyendo...

¿Cómo era vivir el clásico desde adentro?

“Cuando terminaba el partido del domingo anterior empezaba a vivir el clásico con nervios, un poco lo que nos pasa a todos. Jugar un Estudiantes-Gimnasia es hermoso, yo era un hincha que estaba ahí dentro, era muy especial, te daban muchas ganas de ir a trabajar”, manifestó.

Además, añadió: “El clásico que más disfruté contra Gimnasia fue el que jugamos en 2011 en el estadio Ciudad de La Plata y ganamos 2-0, con la gente de ellos, creo que hicieron los goles Enzo Pérez y la Gata. Yo estaba donde salen los jugadores y estar ahí a unos metros, sentir la voz de los jugadores y el silencio de toda la tribuna fue impresionante. No te podías asomar porque no paraban de insultarte”.

Sobre cómo vivían los futbolistas la previa, deslizó que “los nervios los jugadores los tienen todos los partidos, esos días hacíamos fideos y pechuga a la plancha, la mayoría comían fideos y no tocaban el pollo. Sí lo hacían la noche anterior. Desayunaban bien, pero al mediodía comían poco. El médico les pedía que coman bien, hidrato de carbono y proteína”.

“En este momento está todo al revés, ya no quieren comer harina. Ahora los jugadores toman licuados, proteínas, cambió mucho, yo que soy de la guardia vieja les decía que tomar eso era una porquería. Yo tenía un compañero que era José Luis, que le pedía que se encargara de eso. Ni loco me ponía a licuar eso. Lo he probado y era un asco, viene de vainilla y chocolate. Me decían que lo tomara porque era viejito y me iba a hacer bien. Un día el Chapu Braña me dijo que tenía dos kilos encima de más por tomar eso”, añadió.

Para completar, el “Peque” señaló: “Estoy totalmente agradecido con Estudiantes, me dio todo. Le quiero mandar mucha fuerza al Brujo Manuel, que se mejore pronto”.

Noticias Relacionadas